¿Hay un 10% de personas zurdas?

¿HAY UN 10% DE PERSONAS ZURDAS?

Hay que tener presente que el número de zurdos en algunos países es mayor que el número de zurdos que pueda haber en España, por ejemplo. Que yo sepa, a día de hoy, no existe una explicación científica que explique esta diferencia, pero lo cierto es que hay países en los que se conduce al contrario de como lo hacemos nosotros, el volante está situado a la derecha o existen culturas que escriben de derecha a izquierda (árabe).

Los diestros son mayoría, pero eso no quiere decir que los zurdos no existan y debemos ayudarles a desarrollar correctamente su lateralidad zurda y a adaptarse a una cultura diestra.

La verdad es que, en los últimos años, he tenido la oportunidad de visitar y diagnosticar a muchos niños considerados zurdos, que presentaban problemas de organización y de rendimiento y, tras explorarlos a fondo, el diagnóstico era “diestro contrariado”.

Han proliferado muchos más zurdos de los que realmente existen. Hace cuarenta años e incluso más, la lucha consistía en que se permitiera a un niño zurdo ser y actuar como tal. La sociedad no se lo ponía fácil. Incluso, si nos remontamos muchos más años, todos hemos oído historias, como la de mi abuela, a la que le ataban la mano izquierda a la silla para obligarla a escribir con la derecha.

Hoy día, en cuanto un niño pequeño muestra cierta preferencia por la utilización de la mano izquierda, automáticamente se considera que es zurdo y, para contrarrestar los errores de épocas anteriores, se le anima y estimula a utilizar la izquierda.

A veces, puede ser un error garrafal. Hay padres que refieren “mi hija es zurda desde que era un bebé”. ¡Cuidado! Es un error, los bebés no tienen definida la lateralidad, inicialmente las respuestas deben ser bimanuales, es fisiológica la alternancia entre una mano y otra hasta los cinco años de edad.

Hay niños pequeños que muestran respuestas predominantemente zurdas, lo cual no quiere decir que lo sean necesariamente. Hay casos en que detectamos un bloqueo, una incorporación escasa o nula del lado derecho del cuerpo y, por tanto, de la mano derecha.

Lo que está claro es que, alrededor de los cinco años, el niño antes de iniciar el proceso de aprendizaje de la lectoescritura y de las matemáticas, debería estar correctamente lateralizado, ya fuera como diestro o como zurdo.
La realidad no siempre es así y un número considerable de niños inician la Educación Primaria sin estar correctamente lateralizados y ahí empiezan los problemas para algunos de ellos.
Tampoco se nos deben pasar por alto los niños que “en teoría” son zurdos o al menos se comportan como tal, porque su lateralidad se ha visto condicionada por un problema visual o por un oído repetidamente penalizado por otitis durante los primeros años de vida, por bloqueos craneales, por poner sólo un par de ejemplos.
También se dan algunos ejemplos de una definición lateral tardía y, en vista de que el niño no acaba de determinarse, se decide que sea zurdo, “porque parece que utiliza más la izquierda”.
Con todo esto, queremos decir que los zurdos por supuesto existen y parece ser que ya existían en la antigüedad, pero que no son necesariamente zurdos todos los que parecen serlo y, ante la duda, mejor cerciorarse. Es importante para el futuro de los niños.

Dra. Mª del Mar Ferré Rodríguez
Medicina integrativa homeopatía y medicina biológica infantil y de adulto desarrollo infantil prevención senso-psicomotriz trastornos de la lateralidad y de la atención biofeedback medicina de familia
col. nº 35.398

Publicado en Febrero de 2018 en www.jorgeferre.com

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *