«Tratamiento propioceptivo y dislexia» Patrick Quercia

PATRICK QUERCIA

El Dr. Patrick Quercia tuvo un hijo disléxico, lo que le motivó a dedicar su vida a investigar en este campo.

En su libro “Tratamiento propioceptivo y dislexia”, expone:

“En el disléxico existe un problema propioceptivo fundamental, cuyo origen podría ser genético, responsable de un desarrollo anormal del conjunto percepción-acción, que tiene como consecuencia perturbaciones sensoriales y cognitivas mayores”

Dicho de otro modo, tendríamos disléxicos aún cuando no enseñáramos a leer y escribir. La lectura sólo pone en evidencia estas dificultades de base que tienen que ver con mecanismos perceptivos, tanto del exterior y de nuestro propio cuerpo, mal adaptados a la actividad que estamos realizando. Cuanto más difícil es esa actividad, como es el caso de la lectura, más se pone de manifiesto la desadaptación.

Carlos Alós

Fuente: https://dislexiaytdha.wordpress.com/2017/09/08/patrick-quercia/

El juego, una herramienta para aprender

Jugar es una de las actividades propias de los seres humanos. Los cachorros de muchas especies juegan, por ellas al igual que para nosotros el juego es un entrenamiento para la vida adulta, ya sea para aprender a cazar, a defenderse, a establecer vínculos, a esconderse …

 El niño se desarrolla a nivel sensoriomotor a través del juego, el desarrollo cognitivo también está estrechamente ligado y además ayuda a mejorar la autoestima y desarrollar la creatividad. A nivel afectivo y social es el canal de aprendizaje más efectivo que utiliza el niño.

A través del juego también transmitiremos la cultura y la tradición popular de generación en generación.

Según Piaget (1932) psicólogo suizo, el juego es un reflejo de las estructuras cognitivas y, además, contribuye al establecimiento de nuevas estructuras mentales. Las diferentes formas que el juego adopta a lo largo del desarrollo infantil son consecuencia de las transformaciones que experimentan las estructuras cognitivas.

El juego estimula la curiosidad y esta motiva al niño para el aprendizaje, por eso a través del juego podemos estimular las áreas que nos interesen.

Por ejemplo, para estimular la eficacia visual (motilidad, enfoque y coordinación binocular) podemos recomendar juegos al aire libre donde el niño cambia de distancias constantemente, juegos de pelota donde debe seguir con los ojos y coordinar movimientos con el cuerpo, juegos más manipulativos como los encajes, que ayudarán a la localización visual, trepar …. y porque no, videojuegos que estimulen la visión en 3D, siempre bajo las recomendaciones de tiempo para evitar un estrés visual.

Si lo que nos interesa mejorar son las habilidades perceptivas, el juego es una muy buena herramienta, ya que el niño aprende habilidades mientras se divierte; si hay una emoción mientras se aprende una habilidad ésta se graba en el sistema límbico y perdura en la memoria, por lo que los gabinetes de terapia también necesitamos estas herramientas.

En el mercado existen infinidad de juegos que nos ayudan a estimular la percepción visual, las funciones ejecutivas, las habilidades visuo espaciales, las habilidades visuo motoras, el lenguaje y la creatividad, a continuación destacaremos unos cuantos:

  • Tangram: ¿Quien no conoce el tangram? con este sencillo juego podemos estimular la percepción visual en todos los niveles.
  • SET: Has de ser el más rápido  combinando cartas siguiendo una pauta para conseguir el mayor número…
  • Swish: Este juego es ideal para visualizar giros en el espacio, ya que tenomos que combinar mentalmente diferentes cartas.
  • Itrax: Da mucho juego, podemos seguir las instrucciones y buscar el camino a reproducir, pero también es ideal utilizarlo para estimular la cópia pizarra-papel.
  • Mental blox 360: Visualiza desde diferentes posiciones y construye la figura.
  • Cubissimo, Juego para poner a prueba nuestras habilidades visuo espaciaels  y nuestra  paciencia.
  • Laser maze: ¿Serás capaz de activar los cohetes? Coloca los espejos en el lugar adecuado del espacio para conseguirlo!
  • Fantasma Blitz: Juego muy completo para trabajar la atención visual y las funciones ejecutivas de la manera más divertida.
  • Dobble: Velocidad de percepción, sé el más rápido en encontrar la imagen coincidente.
  • Fish to fish: ¿Sabrás encontrar todos los peces con una diferencia entre los dos de la carta central?
  • Jungle speed: Ideal para jugar con grupo, diversión asegurada mientras trabajamos percepción  y atención visual.
  • Distraction: ¿Tienes buena memoria de trabajo? Haz la prueba, ¿serás capaz de recordar la secuencia después de una distración?
  • Abejitas zum zum: Ideal para estimular la memoria visual a los más pequeños, pero también a los más grandes,pasando un rato agradable.
  • Ouistiwist: Sé el más rápido en combinar formas con colores.
  • Blocs de construcció: Puedes reproducir modelos, pero lo más divertido es crear y aprender a hacer construcciones cada vez más sofisticadas.

La única diferencia que se encuentra entre este tipo de juegos que hemos recomendado y lo más comerciales, es que en estos primeros no nos bombardean con publicidad, y quizás de entrada no serán juguetes deseados, pero estamos seguros de que estos juegos perdurarán en la memoria de los niños y difícilmente quedarán arrinconados a los pocos días de ser adquiridos, por tanto animaos estas próximas fiestas a hacer una selección de buenos juegos para aprender para toda la familia!

Artículo realizado por Helena Vidal Llop
Diplomada en Óptica y Optometria
curso de alta especialitzación en Terápia Visual y Optometría Comportamental
Miembro de la ACOTV

Referencia: http://www.acotv.org/es/blog/103-el-juego-una-herramienta-para-aprender.html

La música mejora el desarrollo del cerebro adolescente y agudiza las habilidades lingüísticas

Los resultados de un nuevo estudio sugieren que la música

puede enseñar lo que los educadores llaman

‘aprender a aprender’.

El aprendizaje de música en la escuela secundaria podría perfeccionar el desarrollo del cerebro y mejorar las habilidades lingüísticas, según este estudio.
 
Aprender música incluso ya en la educación secundaria puede ayudar a mejorar las respuestas del cerebro adolescente al sonido y agudizar el oído y las habilidades de lenguaje, sugiere un nuevo estudio de la Universidad Northwestern.

La investigación, que se publica esta semana en la revista ‘PNAS’, indica que la instrucción musical ayuda a mejorar las habilidades que son fundamentales para el éxito académico. Los beneficios se observaron durante las clases de música incluidas en el currículo de las escuelas, lo que sugiere que este entrenamiento en la escuela acelera el desarrollo neurológico.

«Si bien los programas de música son a menudo los primeros en ser recortados cuando el presupuesto de la escuela es escaso, estos resultados ponen de manifiesto el lugar que debe tener la música en el currículo de la escuela secundaria», ha señakado Nina Kraus, autora principal del estudio y directora del Northwestern’s Auditory Neuroscience Laboratory at the School of Communication.

«Aunque aprender a tocar música no enseña habilidades que parecen directamente relevantes para la mayoría de las carreras, los resultados sugieren que la música puede enseñar lo que los educadores llaman ‘aprender a aprender'», añade Kraus.

Kraus y sus colegas reclutaron a 40 estudiantes de primer año de secundaria del área de Chicago en un estudio que comenzó poco antes de que se iniciaran las clases y siguieron a estos niños hasta su último año.

Casi la mitad de los estudiantes se habían inscrito en clases de banda, lo que suponía de dos o tres horas a la semana de instrucción musical en un grupo instrumental en la escuela. El resto se había inscrito en el entrenamiento del Cuerpo de Oficiales de Reserva Junior (ROTC), que hizo hincapié en ejercicios de fitness en un período comparable. Ambos grupos asistieron a las mismas escuelas en barrios de bajos ingresos.

Grabaciones de electrodos en el inicio del estudio y tres años más tarde revelaron que el grupo de música mostró una maduración más rápida de la respuesta del cerebro al sonido. Además, demostraron una sensibilidad cerebral prolongada y aumentada a los detalles del sonido.

Todos los participantes mejoraron en las competencias lingüísticas vinculadas con la conciencia del sonido, pero la mejora fue mayor para los de las clases de música, en comparación con el grupo de ROTC.

Según los autores, el aprendizaje de música en la escuela secundaria -cada vez más desfavorecida debido a la escasez de fondos- podría perfeccionar el desarrollo del cerebro y mejorar las habilidades lingüísticas.

El procesamiento estable de detalles sonoros, importante para las habilidades lingüísticas, se sabe que está disminuida en los niños criados en la pobreza, por lo que la educación musical podría compensar esta influencia negativa en el procesamiento de sonido.

«Nuestros resultados apoyan la idea de que el cerebro de los adolescentes sigue siendo receptivo a la formación, lo que subraya la importancia de enriquecimiento durante la adolescencia», concluyen los autores.

Europa Press. EE. UU.

Brain VT es un nuevo concepto de terapia visual

Nuestro compañero Enric Bach ha impulsado, conjuntamente con otros profesionales, BRAIN VT, la primera plataforma online de entrenamiento visual integral del mercado.

¿Qué es Brain VT?

Es una plataforma digital multidisciplinar ágil, dinámica y puntera en el sector, que permite a los profesionales de diferentes áreas trabajar habilidades en niños, adultos, pacientes con necesidades especiales, deportistas… a través de un gamificación personalizada.

¿Podrías explicar que es la “gamificación”?

La gamificación es un concepto moderno, que se refiere a un aprendizaje experimentado con juegos. Es decir, se utilizan los juegos para aprender y así una experiencia lúdica se convierte en aprendizaje. Se basa en acercarse a la manera de hacer de los niños, para hacerlo más atractivo y ameno.

¿Quiénes forman parte de este proyecto?

Actualmente lo formamos 17 profesionales, entre informáticos, optometristas, logopedas, terapeutas, pedagogos, psicopedagogos, diseñadores, intérpretes, profesores…

¿De dónde va a surgir la idea?

La idea surge de la necesidad de aumentar la motivación de los pacientes para hacer terapia en casa y en consulta. Todo comienza en el año 2009, cuando personalizaba los entrenamientos visuales con imágenes para cada paciente, pero esto suponía mucho trabajo. Entonces, tuvimos la idea de hacerlo de manera más fácil y controlada, para conseguir una motivación extra por parte del paciente.

¿Cómo funciona Brain VT?

Su funcionamiento se basa en dos tipos, manual y automático. Ambos son personalizados tanto para la consulta como para la terapia que ha de hacer el paciente en casa.

Se parten de unos valores arbitrarios y la inteligencia artificial sitúa al paciente en el nivel adecuado (según nivel madurativo) de cada procedimiento, de manera que siempre se trabaja al máximo nivel en cada caso. En la consulta se puede trabajar de manera individual y al nivel que elija el profesional.

¿Cuáles son las principales aplicaciones?

Se pueden tratar múltiples problemas en todo tipo de pacientes, desde niños hasta adultos, en pacientes con problemas neurológicos o demencias…

¿Quién puede usar Brain VT?

Desde niños con problemas de aprendizaje, pacientes con problemas neurológicos (problemas de memoria…) hasta pacientes que quieran mejorar su nivel cognitivo, personal o profesional.

¿Qué habilidades visuales permite trabajar Brain VT?

Se puede destinar a todo tipo de tratamiento: para problemas de lectura, atención, memoria visual y secuencial, coordinación ojo-mano, lateralidad, visión periférica, fusión 3D, acomodación o enfoque y conexión interhemisférica. También se trabaja la acomodación, el tiempo de reacción, la anticipación visual, los movimientos oculares: seguimientos y sacádicos, la lateralidad, el cálculo mental, el cierre visual, la visualización, la constancia de forma y la antisupresión, entre otras.

¿Cuál es su principal ventaja?

Se puede utilizar en cualquier lugar que tenga conexión a internet; desde casa, el colegio, en la consulta u oficina.

¿Y la principal novedad?

Presenta muchas novedades, desde su ambiente futurista que hace que la aplicación sea atractiva y motivadora hasta su gran variedad de procedimientos y capacidad de programación. Además, sabes que todos los procedimientos son educativos y que estás jugando de manera controlada para traer un beneficio cognitivo. Es decir, estás jugando pero aprendiendo.

¿Se puede combinar con otras terapias?

Por supuesto. Es una ayuda más. En el trabajo, yo lo utilizo como premio ya que a los niños les motiva mucho. Desde la incorporación de Brain VT en la consulta, los padres ven que pagan por una terapia más profesional, más personalizada y más divertida.

¿Cuáles son las aplicaciones que tiene en un establecimiento de óptica?

La aplicación puede funcionar con un ordenador normal, y es una herramienta más dentro de las herramientas que ya tenemos para trabajar las habilidades. Si además tienes una pantalla táctil, las funcionalidades aumentan a nivel de coordinación ojo-mano, así como la motivación.

¿Podrías resumir en pocas palabras Brain VT?

Es un nuevo concepto de terapia visual, más divertido, controlado, pensado para los profesionales y pacientes. Puede utilizarlo un optometrista con experiencia o un optometrista que se inicia en la terapia y algo muy importante es que es económico para todos.

Entrevista de Arantxa García de COOOC a Enric Bach

 

BrainVT se presenta como una herramienta innovadora, que ofrece en primicia la posibilidad de realizar, a través de Internet en casa o en la consulta, juegos-ejercicios visuales desarrollados para mejorar la capacidad visual e intelectual tanto en adultos como en niños.

 

Brain VT con realidad virtual

Características:

  1. Entrenamiento visual personalizado para trabajar desde casa
  2. Aprendizaje dinámico a través de la gamificación
  3. Gran variabilidad de juegos para entrenar múltiples habilidades
  4. Modos de terapia personalizada o automática
  5. Disfruta desde diferentes dispositivos de BrainVT (Tablet, ordenador o pantalla táctil)
  6. Plataforma multilingue (Catalán, Castellano e Inglés)

https://www.youtube.com/channel/UC8Q2cUukbOAY3lWAiaTqeqA

http://www.brainvt.com/

Efecto de la terapia visual en el control oculomotor en niños de 7 y 8 años con un desorden en el desarrollo

Uno de los problemas que nos encontramos dentro de la Optometría comportamental en España y fuera de nuestro país es que siempre nos dicen, aquellos que son detractores de nuestro trabajo, que la Terapia visual no tiene base científica.

Pues bien, os dejo un trabajo de investigación que dice que, si hay ciencia detrás de nuestro trabajo, algo que los que trabajamos cada día ya sabemos, pero también estos trabajos son necesarios para dar más credibilidad, y seriedad a lo que hacemos.

Gracias Dr. Press

Resumen

Los objetivos de este estudio es determinar los efectos de la Terapia visual en niños de 7 y 8 años diagnosticados de trastorno del desarrollo que tiene problemas en el control oculomotor.

Se hizo con un grupo de 32 niños con un programa de 18 meses de terapia visual, con una sesión semanal, donde se había encontrado un porcentaje muy alto de problemas oculomotores y cuyos resultados fueron una mejora significativa entre el 75% y 100% en seguimientos, fijación, alineamiento ocular y convergencia, llegando a la conclusión de que es muy beneficioso este tipo de tratamiento con terapia visual en los niños con problemas de desarrollo.

Ver estudio completo

Pilar Vergara

Fuente: http://www.pilarvergara.es/efecto-de-la-terapia-visual-en-el-control-oculomotor-en-ninos-de-7-y-8-anos-con-un-desorden-en-el-desarrollo/

Dispraxia. Un trastorno frecuente y poco diagnosticado

Cada vez son más frecuentes las consultas de niños relacionadas con la mala letra, los errores de ortografía o de cálculo (olvidar las llevadas…), no saber hacer una operación matemática que hace un rato hacía bien, la dificultad para recordar los hábitos de la vida cotidiana…

Después de la entrevista con los padres y de la exploración neurosensopsicomotriz, en la mayoría de los casos se llega al diagnóstico de Dispraxia. Entidad poco conocida entre los especialistas en el desarrollo infantil y aún menos, como es lógico, entre los padres. En la Dispraxia se observa una baja organización del movimiento. La forma más severa se manifiesta, según las últimas estadísticas, en el 6% de los niños de 5 a 11 años. No se tienen cifras de las leves.

Se aprecia durante la ejecución de los movimientos gruesos (subir escaleras, bicicleta, pelota…), en los manuales (escritura, dibujo…), visuales (saltos de líneas al leer, copiar mal de la pizarra…), verbales (ciertas disartrias…), y la que se denomina ideatoria (no ejecutar con orden tareas de varios pasos, ponerse la ropa con secuencia errónea…). Los niños afectados de este trastorno tienen que esforzarse mucho para hacer las tareas vinculadas con el movimiento, el resto de niños las hacen de forma automática, sin prestar atención y con plena eficacia. Mientras que ellos tienen que esforzarse mucho, además al ver su bajo nivel ejecutivo, se desmotivan y evitan estas tareas, salen del paso, no ponen interés…

Con demasiada frecuencia se les clasifica de vagos, distraídos, de no querer esforzarse, de tener baja atención…

Los niños con este trastorno lo pasan muy mal en la escuela, se les exige los mismos rendimientos que a los demás, en el mismo tiempo. Tienen buena capacidad perceptiva e intelectual, pero plasman sus conocimientos con mucha dificultad, invierten más tiempo para escribir correctamente, no se les entiende la letra si lo hacen rápido, cambian el signo o el significado de las operaciones matemáticas, olvidan las llevadas, no mecanizan la sistemática del cálculo, presentan muchos errores en la ortografía… La dispraxia tiene solución en la mayoría de los casos.

El tratamiento es más efectivo cuanto antes se inicie. Está basado en la reorganización neurofuncional.

No hay tratamiento médico para resolver este trastorno.

 

Dr. Jordi Catalán Balaguer

Trabajar en prevención

Los proyectos se generan a través de la ilusión y a caballo de ella pretendemos mejorar el futuro. En mi caso, como médico dedicado a intentar conseguir un óptimo desarrollo infantil, no puedo permanecer impasible ante el estrepitoso aumento de niños diagnosticados de TDAH.

Por mi dilatada experiencia profesional y tomando como patrimonio los excelentes resultados obtenidos durante estos últimos años, guiando el desarrollo de niños con problemas de atención, me siento con el ánimo para incluir en mi proyecto para el 2015, dirigir mi esfuerzo profesional para intentar disminuir la presencia de niños con este importante problema.

Es un proyecto que me genera mucha ilusión, creo que hemos de sumar esfuerzos, padres y los diferentes profesionales del desarrollo infantil, para trabajar en la PREVENCIÓN.

Hay que actuar con decisión cuando se presentan los primeros síntomas.

Se tiene por costumbre aplazar el diagnóstico hasta los 7 años. Las autoridades sanitarias no aconsejan medicar a niños tan pequeños. Y hasta ese momento no se hace nada, solo observar su evolución y esperar el futuro para confirmar la necesidad de medicar. Se pierde un tiempo precioso. La plasticidad cerebral es extraordinaria durante los primeros años de vida y hay que aprovecharla.

 

La atención es una función cerebral que se aprende, por lo tanto es susceptible de ser enseñada.

Hay algunos niños que tienen mucha facilidad para estar atentos, pero hay otros que tienen importantes dificultades para conseguirlo y muchas veces la dinámica ambiental no facilita este proceso.

En el caso de que un niño menor de siete años tenga síntomas claros de baja atención o tiene necesidad de moverse en exceso, se muestra inquieto en el aula, no atiende las consignas, va a la suya, le cuesta aprender, no le interesa lo que se le explica, actúa con respuestas impulsivas… debe iniciarse una acción decidida e inmediata. El dejar pasar el tiempo solo puede empeorar la situación.

Primero hay que descartar la presencia de trastornos que influyan en el problema:

– Trastornos pediátricos: intolerancias de alimentos, estreñimiento pertinaz, presencia de parasitosis intestinal, otitis frecuentes…
– Mala coordinación motriz: retraso psicomotor, torpeza de movimientos de todo el cuerpo o manuales, caídas frecuentes, hemiparesias…
– Dificultades visuales: estrabismo, ambliopía, baja fijación visual, mala visomotricidad, problemas de acomodación…
– Problemas auditivos: baja escucha, parece que no oye, le cuesta interpretar los mensajes, mala pronunciación, grita mucho cuando habla…
– Retraso en el lenguaje: dificultad para comunicarse, no se le entiende cuando habla…
– Desorganización lateral: lateralidad tardía, dominancia alternante, lateralidad cruzada…
– Problemas de sueño: terrores nocturnos, sueño inquieto, descansa mal…
– Trastornos emocionales: inestabilidad, impulsividad, traumas emocionales…
– Retraso madurativo, tan frecuente en niños adoptados, niños con enfermedades biológicas que enlentecen su desarrollo…
– Objetivos académicos muy por encima de su capacidad de aprendizaje.

En este caso será conveniente actuar en el trastorno específico para normalizar su evolución y si se presenten varios factores, ordenar la prioridad de abordaje y buscar soluciones. Hay que ser certeros para asignar la línea terapéutica prioritaria en cada caso y no invertir tiempo y esfuerzo en terapias secundarias. Aunque hay muchas acciones terapéuticas beneficiosas, no todas aportan el mismo rendimiento en un determinado momento de la evolución del problema.

Segundo, diseñar actividades, según las características personales del niño, para potenciar la capacidad de atención y/o aumentar el nivel de control motor.

Esta acción terapéutica se debe trazar según las necesidades, las habilidades, la madurez del niño y las posibilidades del entorno.

Si atendemos con precocidad y acierto a los niños con riesgo de padecer TDAH, mejoraremos su futuro.

Doctor Jorge Catalán Balaguer

 

Problemas de lectura y escritura

Requisitos esenciales necesarios para aprender como leer y escribir.

Para que los niños aprendan a leer y escribir sin problemas se requiere cierta madurez el cerebro, ciertas habilidades motoras y sensoriales. Tanto la visión, como el oído, habilidades motoras finas y gruesas deben estar suficientemente maduradas. Ningún pedagogo sensato enseñaría a un recién nacido como leer o escribir.


Dislexia o deficiencia del sistema fonológico.

En niños que tienen problemas para leer y escribir suele tener problemas con visión, audición y habilidades motoras. Pero también hay una inmadurez cerebral.

Académicamente, los investigadores definen la dislexia o la incapacidad para leer y escribir como una deficiencia del sistema fonológico.

Esta deficiencia está caracterizada por una habilidad reducida para percibir y reconocer los sonidos que hace la lengua y convierte estos sonidos en letras y letras en sonidos. Los niños con problemas fonológicos pueden tener problemas para distinguir entre sonidos que son similares. Su articulación a menudo no es buena y tienen memoria a corto plazo de sonidos. Característico de las personas con dislexia es que tienen problemas para deletrear incluso cuando su habilidad para leer ha mejorado sustancialmente.

Incapacidad de lectura debido a problemas visuales.

Casi la mitad de los niños con problemas para leer tienen problemas visuales. Estos pueden ser problemas del ojo para enfocar a un punto (convergencia) o para seguir el texto (tracking). Algunos niños no han desarrollado la dominancia de un ojo e involuntariamente cambian la dominancia del ojo mientras leen causando saltos en el texto. Estos niños son generalmente hipermétropes. A menudo están cansados y pierden la concentración después de haber estado leyendo por un tiempo y los ojos pueden escocer y picar. Debido a que el proceso de lectura no es automático exige plena atención, impidiéndoles comprender lo que han leído.

Importancia de las habilidades motoras finas y gruesas en la habilidad para leer y escribir.

Para escribir sin problemas los niños deben desarrollar las habilidades motoras finas de sus manos y ser capaces de sostener el lápiz en una correcta posición y cruzar fácilmente la línea media del cuerpo. Para poder dibujar las letras automáticamente el niño debe haber desarrollado su sentido kinestésico en brazos y manos. Por otro lado la modelación de las letras demandará toda su atención y tendrá problemas para pensar que escribir. Las habilidades motoras gruesas son importantes para el desarrollo del habla y el lenguaje. Niños con discapacidades motoras severas, p.ej. parálisis cerebral, en muchos casos nunca aprenderán a hablar.

El papel principal del cerebro.

Todas las habilidades necesarias para escribir y leer son controladas desde diferentes centros del cerebro, especialmente el neocortex. Estos centros juntos constituyen la red neurológica de la lectura. Para aprender a leer y escribir sin problemas toda esta red de trabajo debe funcionar adecuadamente. Cuando una o más de estas habilidades no se han desarrollado lo suficiente, los centros del cerebro que controlan estas habilidades tampoco funcionan adecuadamente. Esto entorpece la habilidad del cerebro para dirigir la red neurológica del proceso de lectura de una manera correcta


Investigación académica en dislexia.

Las investigaciones han demostrado que el cerebelo es vital para hablar. Desde un centro nervioso en el hemisferio derecho del cerebelo hay una conexión de nervios importante hacia áreas del lóbulo frontal izquierdo, que son esenciales para el desarrollo del lenguaje. En algunos casos con problemas de habla, p.ej. en el autismo, este centro en el cerebelo es menor de lo normal.

Las investigaciones académicas han hecho un esfuerzo considerable dedicado a estudiar los síntomas de la dislexia y a hacer hipótesis sobre las posibles causas de la dislexia.

22 investigadores suecos en dislexia han aprobado un informe de acuerdo a que ninguna investigación había demostrado alguna conexión entre problemas motores e incapacidades para leer. Estos investigadores alegan que la razón de porque los profesores usan ejercicios motores es que son ignorantes y no saben cómo enseñar a los niños a leer y escribir.Se han hechos muchos estudios sobre como diferentes métodos afectan en la habilidad para leer y escribir. Por otro lado no ha habido interés en el estudio de métodos que durante muchos años han sido desarrollados exitosamente para ayudar a niños con problemas de lectura y escritura.

Sin embargo es falso decir que investigadores científicos no han demostrado la conexión entre habilidad lectora y problemas motores. Hay muchas investigaciones que han demostrado como los ejercicios motores mejoran la habilidad para leer y escribir.

Integración de reflejos

El psicólogo británico Peter Blyte, durante más de treinta años ha ayudado a niños con dislexia a integrar sus reflejos primitivos. Ha desarrollado ejercicios que los niños pueden hacer para integrar diferentes reflejos primitivos.


Reflejos primitivos
Un artículo en la revista médica, Lancet, informa sobre un estudio hecho a niños con dislexia que fueron ayudados con ejercicios motores a la integración del reflejo tónico asimétrico del cuello (RTAC). Demostró que estos niños mejoraron significativamente su habilidad para leer y escribir comparada con un grupo control que no tuvo dicha ayuda y que sus reflejos permanecieron sin cambios.

Los reflejos primitivos son patrones de movimiento estereotipados que están fuera del control voluntario y dirigen los movimientos del feto y del bebe durante los primeros meses de vida. Antes de que el bebé comience a caminar utiliza mucho tiempo en hacer movimientos rítmicos de acuerdo a sus instrucciones innatas. Estos movimientos ayudan al niño a integrar sus reflejos primitivos y el bebé debe aprender a controlar una considerable cantidad de patrones de movimiento antes de estar listo para gatear y caminar.

A la edad de tres años, los reflejos primitivos deberían estar completamente integrados y no volver a interferir con el movimiento. En algunos niños una gran o pequeña cantidad de reflejos primitivos están todavía activos, lo que pueden estar causado porque el niño ha omitido algunos de estos movimientos rítmicos o no los ha hecho lo suficiente.

Los reflejos primitivos no integrados pueden causar problemas con las habilidades motoras gruesas o finas, con la visión, el oído y /o la articulación de palabras, y el lenguaje.


Reflejos primitivos que son importantes para la visión

Algunos reflejos primitivos son importantes para la lectura y la escritura como el reflejo tónico asimétrico del cuello, el tónico simétrico del cuello, el de agarre y el palmomental entre otros.

Antes de que el reflejo tónico asimétrico del cuello este integrado, el niño tendrá problemas para cruzar la línea media del cuerpo con las manos o con los ojos. Esto puede causar problemas de lectura porque los ojos pueden tener problemas para seguir la línea escrita de izquierda a derecha. También puede haber problemas con la visión binocular. También habrá insuficientes conexiones entre los dos hemisferios del cerebro obstruyendo la cooperación entre los hemisferios, las cuales son esenciales para el proceso de lectura.


Reflejos primitivos y habilidades motoras finas

Otro reflejo que esta normalmente no integrado en niños con problemas para leer es el reflejo tónico simétrico del cuello (RTSC). El reflejo está activo en niños que nunca han gateado. El RTSC activo puede causar problemas con la acomodación, p.ej. la habilidad para mirar alternativamente cerca y lejos. Los niños con este problema a menudo son hipermétropes y deben forzar sus ojos para leer y por lo tanto se cansan fácilmente.

En la incapacidad para leer y escribir los reflejos de Grasp y el palmomental están a menudo activos. Estos son reflejos de las manos y si no están integrados darán problemas con las habilidades motoras finas y al escribir. Si el reflejo de Grasp no está integrado el niño puede tener problemas para sujetar el lápiz correctamente y automatizar la escritura. Estos niños pueden apretar firmemente el lápiz y tener mala letra. Un reflejo palmomental activo también puede causar habilidades motoras finas deficientes y mala escritura pero también problemas en la articulación de palabras. Muchos niños en los que este reflejo está activo tienen problemas para articular claramente, lo que contribuye a sus dificultades fonológicas.

Terapia de movimiento rítmico

Los movimientos rítmicos que el bebe hace antes de aprender a andar son importantes no solo para la integración de reflejos sino para la maduración del cerebro. Los terapia de movimiento rítmico ha sido desarrollada en base a los movimientos rítmicos del bebe, por una mujer sueca, Kerte Linde.
Es también muy importante que los ejercicios rítmicos estimulen el cerebelo y los centros del habla en el lóbulo izquierdo del cerebro. Cuando estos centros son estimulados con movimientos rítmicos el habla mejora como se puede ver en el caso de niños autistas y discapacitados.Los ejercicios rítmicos usados en esta terapia tienen varios efectos que son importantes para la lectura y escritura. Estimulan las redes nerviosas y la mielinización de las fibras nerviosas y desarrollan la red neuronal de la lectura del neocortex. Los ejercicios rítmicos ayudan a integrar los reflejos primitivos que son importantes para la lectura y la escritura, como el reflejo tónico simétrico del cuello, el reflejo de Agarre (Grasp) y el palmomental.
He aquí dos ejemplos de cómo la terapia de movimiento rítmico afecta al habla, las habilidades motoras y la visión.En niños con problemas visuales tales como estrabismo y visión doble, tales problemas normalmente disminuyen o desaparecen después de la terapia con movimientos rítmicos. Hay probablemente varios mecanismos para ello, siendo uno de ellos la integración de los reflejos que afectan a la visión.

Casos clínicos

Lisa

Lisa tenía cuatro años cuando empezó con la terapia de movimiento rítmico con Kirte Linde. Tenía parálisis cerebral y no se podía sentar sin ser sujetada. No podía hacer nada con sus manos y mantenía sus brazos doblados y sus puños cerrados todo el tiempo. Podía decir palabras simples pero su articulación era tal que solo sus padres entendían lo que decía. Tenía un marcado estrabismo en su ojo derecho. A las pocas semanas de haber empezado el entrenamiento pudo relajar totalmente sus brazos y sus manos. Sus habilidades motoras finas mejoraron y empezó a dibujar y pintar. Empezó a hablar mucho con frases de varias palabras. Después de seis semanas de entrenamiento su estrabismo mejoró y después de un año casi desapareció. Después de cuatro meses pudo contar largas historias y sueños de una manera un poco desarticulada pero se le entendía perfectamente.
Maria

María tenía doce años cuando empezó a trabajar con terapia de movimiento rítmico e integración de reflejos con Harald Blomberg. Tenía problemas con las habilidades motoras finas y gruesas y no había aprendido a leer. Caminaba con sus caderas bastante giradas hacia el interior y tropezaba con sus pies cuando intentaba correr, su espalda estaba doblada y sus brazos eran débiles. Sus articulaciones eran débiles. Tenía problemas con los movimientos de los ojos y con la visión binocular y le habían prescrito gafas para leer. Algunos reflejos primitivos estaban activos, el tónico asimétrico del cuello y el tónico simétrico del cuello entre otros. Después de tres meses de ejercicios rítmicos empezó a leer y después de un año leía bastante bien. Los movimientos de sus ojos habían mejorado y no volvió a tener problemas con su visión binocular y no volvió a necesitar sus gafas para leer. Su articulación mejoró mucho. Después de medio año de ejercicios empezó a correr. Empezó a jugar al baloncesto y llegó a ser una gran jugadora.

Problemas motores en la habilidad para leer y escribir.

Todos los niños con problemas para leer y escribir no tienen problemas motores. En un estudio sueco solamente sobre el 25% de los niños con problemas para leer tenía problemas motores principalmente con respecto a la habilidad motora fina, la velocidad y la coordinación.
Lars Eric Berg ha informado como un grupo de niños con problemas de lectura han sido ayudados con ejercicios de movimiento rítmico e integración de reflejos.En este y otros estudios similares, la presencia de reflejos primitivos no había sido verificada. Sin embargo, la experiencia de ayudar a niños con problemas de leer y escribir muestra que también los niños sin problemas motores marcados tienen reflejos primitivos activos y que con la terapia de movimiento rítmicos y la integración de reflejos mejora su habilidad de lectura y escritura.

Los efectos de la terapia de movimiento rítmico e integración de reflejos en problemas de lectura.

En una escuela sueca había problemas. Nueve de los estudiantes tenían una lectura deficiente y sus profesores decidieron que el colegio necesitaba contratar a un profesor media jornada para clases de recuperación. El profesor de recuperación consideró un grado 2 y el resultado mostraba que su lectura era tan pobre que necesitaban profesor de recuperación con ese nivel.
En lugar de contratar a un profesor a media jornada decidieron probar con la terapia de movimiento rítmico y con la integración de reflejos. En febrero el grupo empezó con la terapia de movimiento rítmico y reflejos una vez a la semana. Lars-Eric Berg evaluó a cada estudiante y les dio programas de ejercicios individualmente. El profesor de recuperación estaba presente y aprendió como trabajar con el entrenamiento motor durante sus lecturas. A los padres se les enseñó cómo ayudar a sus hijos con los ejercicios rítmicos cada día. No se comenzó ninguna otra práctica para mejorar la lectura.
Después de tres meses el profesor de recuperación evaluó la capacidad lectora de los niños. Todos los estudiantes excepto uno leían normal en un nivel tres. En tres meses el grupo había avanzado lo que correspondería a un año de lectura, solo haciendo ejercicios motores. Los padres también informaron sobre muchos efectos positivos de los ejercicios. Las habilidades motoras de algunos de los niños habían mejorado a tal grado que algunos de ellos estaban cualificados para jugar en el equipo de football cuando antes difícilmente hubiesen sido admitidos.

Clases de terapia de movimiento rítmico y reflejos primitivos.

Una niña muy introvertida y sin amigos empezó a invitar a otros niños a su casa y disfrutó de los scout.

Harald Blomberg, médico, psiquiatra especialista, tiene más de quince años de experiencia ayudando a niños con problemas motores, déficit de atención y problemas de aprendizaje. Ha impartido clases sobre movimiento rítmico en Suecia y en otros muchos países. Su nivel uno es sobre la terapia de movimiento rítmico y reflejos primitivos y su nivel dos es sobre movimiento rítmico, reflejos y emociones.

A principios del 2006 se introducirá un nuevo nivel sobre ejercicios de movimiento rítmico, reflejos primitivos y dislexia.

Publicado por Educat Orientación Educativa miércoles, 5 de marzo de 2014

Tipos de lateralidad

Influencia de la lateralidad en el aprendizaje

«Cuando mano, ojo, pie y oído de un mismo lado no coinciden, puede resultar una de las causas que llevan a que el niño tenga problemas de aprendizaje y sea lento en comprender las cosas.»

Cuando nos referimos a los niños, decimos que unos son diestros o que otros son zurdos, pero: ¿cómo afecta la lateralidad en el aprendizaje? En la práctica clínica diaria nos encontramos muchas veces niños sin ningún defecto refractivo importante, ni ningún diagnóstico de carencia o limitación intelectual.

Pero estos niños, sin embargo, son incapaces de aprender con el rendimiento esperado: tienen una lectura lenta, invierten letras o palabras, sin obtener el correcto significado de la su lectura.

Es muy importante tenerlos en cuenta ya que inciden en casi todas las actividades de nuestra vida, en la escolaridad y en deporte, donde hay coordinación lateral entre ojos y manos.

Acércate a Centro Multidisciplinar Equilibris y haz tu consulta de forma gratuita.

21 Febrero de 2016

Biblioteca de libros[:]

¿Qué es la dislexia?

La dislexia es el tipo de trastorno de la lectura en niños cuando tienen dificultades para aprender a leer.

La dislexia del desarrollo se puede dividir en tres subtipos principales:

Dislexia fonológica o indirecta – el tipo auditivo o fonético en el que hay una discapacidad en asociar los símbolos con los sonidos. La conciencia fonológica es pobre.

Dislexia superficial – el tipo visual en el que hay déficits en la visión y la memoria de letras y formas de palabras que limitan la capacidad de desarrollar un vocabulario de palabras visuales. Sin embargo, tienen la capacidad de adquirir habilidades fonéticas adecuadas.

Tipo mixto o profunda- que combina características de la dislexia fonológia y dislexia superficial.

Últimamente la atención se ha centrado en la idea de que la dislexia de desarrollo tiene rasgos neurológicos estructurales que predisponen a tener dificultades visuales. En consecuencia, no debería sorprender que las funciones visuales estén mal coordinadas, ya que son controladas por muchas de las mismas vías neuronales.

Cualquier consideración o diagnóstico de la dislexia visual está incompleto hasta que se sepa cómo los ojos están trabajando en conjunto con el cerebro. Esto es lo que llamamos eficacia visual, e implica el enfoque, movimientos oculares, y visión binocular. Esto es crucial en asegurarse de que la información está llegando de forma clara, simple y estable.

Los signos de un sistema visual poco eficaz incluyen movimientos de letras al leer, fotofobia, visión borrosa o visión doble. Esto a menudo ocasiona fatiga, dolores de cabeza, o perderse al leer.

 

Síntomas

  • Problemas al colocar las palabras y números en el orden correcto. Las palabras están mal escritas con frecuencia, realizan inversiones.
  • Pobre fluidez en la lectura
  • Pobre reconocimiento de palabras o el vocabulario
  • Sistema visual poco eficaz incluyen movimientos de letras al leer, fotofobia, visión borrosa o visión doble. Esto a menudo ocasiona fatiga, dolores de cabeza, o perderse al leer.

Si nuestra evaluación muestra que los problemas en la eficacia visual o procesamiento visual pueden estar relacionados con los signos o síntomas que el paciente presenta, el tratamiento puede consistir en una prescripción de lentes o prismas, o terapia visual activa. La terapia visual incluye mejorar el enfoque, coordinación de los dos ojos, movimientos oculares, así como la percepción visual.