Desarrollo de las Etapas Prelaterales, Contralaterales y Laterales

Tipos de Lateralidad

La lateralidad se produce en diferentes fases de desarrollo:

  • Entre 0 y 24 meses: tiempo de indefinición o de manifestación imprecisa.
  • Entre los 2 y los 4 años: definición con alternancia de las dos manos en acciones que lo requieren.
  • Entre los 4 y los 7 años: periodo de automatización o preferencia instrumental para la mayoría de niños.
  • Entre los 5 y los 10 años: se desarrolla la lateralidad.

Por otra parte, también podemos hablar de fases prelaterales, contralaterales y laterales:

  • Desarrollo de las etapas prelaterales: el niño va desarrollando las etapas prelaterales a través de su desarrollo sensorial y de sus movimientos. Cuando un bebé gira sobre los dos lados del cuerpo, alrededor de los seis meses, va activando ambos hemisferios cerebrales y va estableciendo su fase prelateral de forma adecuada. De la misma forma sucede con los ejercicios de reptado en el suelo y de gateo. Si un niño voltea sólo hacia un lado, o no mueve los dos lados del cuerpo por igual, nos está indicando que ejercita más un lado del cuerpo que el otro. En este caso, el niño puede establecer de forma inadecuada su lateralidad en el futuro.
  • Desarrollo de la contralateralidad: al principio, el niño realiza sus movimientos de reptado de manera homolateral y, posteriormente, los hace de forma contralateral. Cuando empieza a utilizar las dos piernas y los dos brazos se van resolviendo las asimetrías y va automatizando los patrones de movimiento de manera adecuada. Al desplazarse de forma contralateral, el niño es capaz de coordinar el brazo derecho con la pierna izquierda y el brazo izquierdo con la pierna derecha. Con ello:
    1. En el sistema nervioso central se activa la vía cruzada de movimiento (vía de control voluntario).
    2. Se pone en funcionamiento la actividad del Cuerpo Calloso.

A los 3 años se consolida la coordinación contralateral y el trabajo sensomotriz interhemisférico. Los niños que no han incorporado bien el patrón de coordinación contralateral tienen más dificultades para realizar estos movimientos.

Las características de los niños que realizan bien los patrones contralaterales son:

  • Desarrollan los esquemas para la orientación espacial y temporal.
  • El niño entiende los significados de las palabras como lejos, cerca, fuera, ayer, hoy y las sabe utilizar correctamente.
  • Aprende a tener conciencia unitaria de aquí y ahora.
  • Va madurando hasta el establecimiento de su dominancia cerebral: alterna la actividad de un hemisferio y otro, y va progresando en el lenguaje porque su hemisferio izquierdo empieza a tomar directrices de muchas funciones. Esto explica que muchos niños que tienen dificultades de lenguaje, también las tengan en su desarrollo motriz.

Desarrollo de la Lateralidad: cada hemisferio cerebral funciona con cierta especialización, pero ambos intervienen en la mayor parte de acciones que realizamos. El desarrollo de los procesos de comunicación entre ambos hemisferios, con la dominancia bien establecida a través del Cuerpo Calloso, hace posible un buen nivel de aprendizaje:

  • La distribución jerárquica de sus funciones.
  • La realización de cada función a su nivel.
  • El establecimiento de los automatismos de base para el aprendizaje.
  • Si no existe el nivel de desarrollo adecuado, los circuitos superiores se dedican a resolver lo que no pueden realizar los inferiores, por lo que no pueden dedicarse a sus funciones de orden más superior. Se pueden bloquear circuitos superiores, se saturan y no ejercen su función.

Fuente Original: Desarrollo de las Etapas Prelaterales, Contralaterales y Laterales.

¿Hay un 10% de personas zurdas?

¿HAY UN 10% DE PERSONAS ZURDAS?

Hay que tener presente que el número de zurdos en algunos países es mayor que el número de zurdos que pueda haber en España, por ejemplo. Que yo sepa, a día de hoy, no existe una explicación científica que explique esta diferencia, pero lo cierto es que hay países en los que se conduce al contrario de como lo hacemos nosotros, el volante está situado a la derecha o existen culturas que escriben de derecha a izquierda (árabe).

Los diestros son mayoría, pero eso no quiere decir que los zurdos no existan y debemos ayudarles a desarrollar correctamente su lateralidad zurda y a adaptarse a una cultura diestra.

La verdad es que, en los últimos años, he tenido la oportunidad de visitar y diagnosticar a muchos niños considerados zurdos, que presentaban problemas de organización y de rendimiento y, tras explorarlos a fondo, el diagnóstico era “diestro contrariado”.

Han proliferado muchos más zurdos de los que realmente existen. Hace cuarenta años e incluso más, la lucha consistía en que se permitiera a un niño zurdo ser y actuar como tal. La sociedad no se lo ponía fácil. Incluso, si nos remontamos muchos más años, todos hemos oído historias, como la de mi abuela, a la que le ataban la mano izquierda a la silla para obligarla a escribir con la derecha.

Hoy día, en cuanto un niño pequeño muestra cierta preferencia por la utilización de la mano izquierda, automáticamente se considera que es zurdo y, para contrarrestar los errores de épocas anteriores, se le anima y estimula a utilizar la izquierda.

A veces, puede ser un error garrafal. Hay padres que refieren “mi hija es zurda desde que era un bebé”. ¡Cuidado! Es un error, los bebés no tienen definida la lateralidad, inicialmente las respuestas deben ser bimanuales, es fisiológica la alternancia entre una mano y otra hasta los cinco años de edad.

Hay niños pequeños que muestran respuestas predominantemente zurdas, lo cual no quiere decir que lo sean necesariamente. Hay casos en que detectamos un bloqueo, una incorporación escasa o nula del lado derecho del cuerpo y, por tanto, de la mano derecha.

Lo que está claro es que, alrededor de los cinco años, el niño antes de iniciar el proceso de aprendizaje de la lectoescritura y de las matemáticas, debería estar correctamente lateralizado, ya fuera como diestro o como zurdo.
La realidad no siempre es así y un número considerable de niños inician la Educación Primaria sin estar correctamente lateralizados y ahí empiezan los problemas para algunos de ellos.
Tampoco se nos deben pasar por alto los niños que “en teoría” son zurdos o al menos se comportan como tal, porque su lateralidad se ha visto condicionada por un problema visual o por un oído repetidamente penalizado por otitis durante los primeros años de vida, por bloqueos craneales, por poner sólo un par de ejemplos.
También se dan algunos ejemplos de una definición lateral tardía y, en vista de que el niño no acaba de determinarse, se decide que sea zurdo, “porque parece que utiliza más la izquierda”.
Con todo esto, queremos decir que los zurdos por supuesto existen y parece ser que ya existían en la antigüedad, pero que no son necesariamente zurdos todos los que parecen serlo y, ante la duda, mejor cerciorarse. Es importante para el futuro de los niños.

Dra. Mª del Mar Ferré Rodríguez
Medicina integrativa homeopatía y medicina biológica infantil y de adulto desarrollo infantil prevención senso-psicomotriz trastornos de la lateralidad y de la atención biofeedback medicina de familia
col. nº 35.398

Publicado en Febrero de 2018 en www.jorgeferre.com

Evaluación de las actividades oculomotoras y visomotoras en la de aprender a leer

Os dejamos un nuevo Trabajo Final de Grado realizado por Sandra Fernández Román en junio de 2014, y dirigido por la profesora de la Facultad de Óptica y Optometría de Terrassa: Montse Augé.
El objetivo de TFG es: Evaluar en niños de 1º y 2º de primaria, la función, la eficacia y la percepción del sistema visual; para detectar disfunciones que puedan interferir en el proceso de aprendizaje de la lectoescritura.

 RESUMEN DEL TRABAJO FIN DE GRADO

Objetivo: Evaluar en niños de 1e y 2º de primaria, la función, la eficacia y la percepción del sistema visual; para detectar disfunciones que puedan interferir en el proceso de aprendizaje de la lectoescritura.

Método: Realización de cribados visuales a 152 niños de 1º y 2º de primaria, se ha elegido este target debido a que se trata de una edad en la que se inicia el aprendizaje de la lectoescritura. Se ha evaluado el estado refractivo, la visión binocular, la acomodación, la visión del color, las habilidades oculomotoras, la coordinación ojo-mano y la percepción visual. Se han hecho servir pruebas como el DEM, el T.A.L.E.C., el grafomotor de Wold y test de velocidad lectora.

Resultados: Este estudio demuestra que los niños que tienen un DEM de tipología II o IV requieren de más tiempo para realizar la prueba de Wold y el T.A.L.E.C. En referencia al test de lectura, cuanto mayor sea el tiempo del test menos letras será capaz de copiar en el grafomotor de Wold.

Conclusiones: Con los resultados obtenidos en los cribados visuales, se ha llegado a la conclusión de que existe una elevada relación entre las habilidades oculomotoras y visomotora con las tareas de leer y escribir. Por lo tanto, un niño que tenga una disfunción en las habilidades oculomotoras presentará una dificultad para el aprendizaje de la lectura y la escritura.

Leer el documento completo: pdf TFG_S.Fernandez

Presentación elaborada por Rocio Villena Requena
Diplomada en Óptica Y Optometría
Máster en Optometría y Ciencies de la Visión
Miembro de la ACOTV

Referencia: http://www.acotv.org/es/blog/123-tfg-evaluacion-actividades-oculomotoras-visomotoras.html

Función del cuerpo calloso: Implicaciones Optométricas

Función del cuerpo calloso: Implicaciones optométricas

El cuerpo calloso es la estructura del cerebro que conecta los hemisferios derecho e izquierdo. Contiene numerosas proyecciones inter-hemisféricas y es considerado la estructura de materia blanca más larga del cerebro.

1.CUERPO CALLOSO

Funcionalmente el cuerpo calloso contiene aproximadamente 200 millones de fibras que conectan (hacen de puente) entre los 2 hemisferios cerebrales, donde se mielinizan hasta la pubertad, es decir, es una estructura que se va formando dependiendo de las experiencias sensoriales. Si miramos la FIGURA 1, tenemos una sección del cuerpo calloso, donde se puede observar que la densidad axonal varía en toda la estructura. La parte anterior contiene la parte con más densidad, y conecta las áreas pre-frontales del córtex. Hay un punto de inflexión de densidad al esplenium, que vuelve a aumentar, justamente conecta con las áreas visuales en el lóbulo occipital. Cada fibra del hemisferio izquierdo conecta con el homólogo del hemisferio derecho, pasando por el cuerpo calloso.

FIGURA  1.Corte sagital del cuerpo calloso. Podemos observar que dependiendo de las proyecciones corticales, la densidad neuronal varía en toda la estructura. Las fibras visuales representan la letra «V». Adaptado de Aboiz & Montiel, 2003.

Por lo tanto, esta estructura se encarga de comunicar los 2 hemisferios para que trabajen conjuntamente, siendo de vital importancia ya que cada hemisferio se encarga de procesar diferente. Por ejemplo, la parte derecha tiene la función de la creatividad (pintar, artístico, music, imaginación …) y la parte izquierda es la función lógica o conceptos de aprendizaje (lectura, escritura, lenguaje, pensamiento visual …. ). Si una parte del hemisferio no está bien comunicada con la otra el procesamiento cognitivo y las estructuras visuales se verán afectadas.

 

 2.VISIÓN BINOCULAR

La estereopsis es el mecanismo para ver en profundidad y juzgar las distancias. Aunque la estereopsis y el cuerpo calloso no estén estrechamente relacionados, una parte minoritaria del cuerpo calloso está involucrado en la estereopsis. Ya que tenemos una decusación de fibras en el quiasma óptico, aproximadamente la mitad de las fibras retinianas se cruzan, por lo tanto, cada hemisferio recibe un «input» visual del campo visual opuesto. Así, para crear el proceso de estereopsis se deben unir correctamente y no perder ninguna información (recibida por la conexión entre los dos hemisferios a través del cuerpo calloso). Ahora bien, aunque algunos estudios indican que la relación entre cuerpo calloso y estereopsis es muy baja o nula (Lepore et al, 1986), experimentos recientes han establecido una relación directa entre baja estereopsis y un volumen bajo en el esplenium del cuerpo calloso (Kwinta et al, 2015).

3.MOVIMIENTOS OCULARES

El cuerpo calloso está íntimamente relacionado con la calidad de los movimientos oculares. La coordinación de los movimientos oculares (sacádicos, seguimientos) depende de muchos procesos neurológicos que deben estar en plena comunicación para trabajar adecuadamente. Por ejemplo las áreas pre-frontales y parietales, encargadas de la programación motora y atención visuoespacial respectivamente, deben activarse y trabajar al mismo tiempo en los 2 hemisferios para realizar un buen sacádico o seguimiento visual. Por lo tanto, si la estructura encargada de comunicar estas áreas no se encuentran bien comunicadas podríamos tener un problema de eficacia de los movimientos oculares.

4.PERCEPCIÓN VISUAL

Probablemente las investigaciones que han relacionado más la función del cuerpo calloso con el sistema visual es sobre la percepción y la atención visual. Un estudio reciente muestra una relación directa entre un bajo rendimiento del test DTVP-3 (Test de Percepción Visual) y un volumen bajo en el cuerpo calloso (Kwinta et al, 2015), sugiriendo que la comunicación inter-hemisférica es importante para la integración visual.

 

FIGURA 2. Gráfico donde se muestra la correlación entre el área del cuerpo calloso y los resultados con el DTVP-3, Test de FROSTIG.

Otros estudios muestran una relación entre volumen del cuerpo calloso y funciones ejecutivas como la atención visual o memoria de trabajo (Monge et al, 2016; Rashid et al, 2017). Otro estudio observó una relación directa entre una baja comunicación hemisférica y el control de la atención, contribuyendo a los síntomas de hiperactividad y / o impulsividad (Luders et al, 2016). Hay que tener en cuenta que la función del cuerpo calloso no interviene totalmente en la atención visual, es probable que reciba información compensatoria de otras vías (Menegaux et al, 2017), pero no hay duda de que un volumen bajo de cuerpo calloso puede afectar a la atención visual. Además, la ausencia de una correcta maduración del cuerpo calloso afecta al funcionamiento de las funciones hemisféricas, sobre todo en las áreas frontales, parietales y occipitales, relacionadas directamente con el procesamiento visual. Aunque la mayoría de estudios que relacionan una disfunción del cuerpo calloso con la percepción y atención visual son patologías o directamente recesiones, si que nos da una idea de las posibles causas que puede provocar una poca integración hemisférica en el sistema visual.

5.¿QUÉ ACTIVIDADES ESTIMULAN EL CUERPO CALLOSO?

Todas las actividades que involucren una activación de los dos hemisferios harán trabajar el cuerpo calloso. ¿Por qué un ejercicio continuado que involucre a los 2 hemisferios potenciará las conexiones en el cuerpo calloso? Pues según una ley básica en neurología, a través de una activación repetida de los impulsos neuronales se desencadena la facilitación sináptica y posteriormente la potenciación sináptica, generando más conexiones neurológicas (Sinapsis de Hebb). A nivel corporal, la línea media representa la división entre los 2 hemisferios, por tanto, todas las actividades que involucren una coordinación simultánea y rítmica del cuerpo (movimientos contra-laterales) activarán el cuerpo calloso.

 

FIGURA 3. La línea imaginaria representa la mitad simétrica del cuerpo, cualquier movimiento que cruce contra-lateralmente implica la activación de los 2 hemisferios.

A nivel visual, los movimientos oculares que crucen la línea media se considera que intervendrá el cuerpo calloso para su ejecución. Un ejercicio que además trabaja la coordinación ojo-mano y seguimientos oculares es dibujar el signo de infinito (mano dominante o con 2 manos) de manera que se cruce la línea media mientras se va realizando el ejercicio (FIGURA 4).

 

 

FIGURA 4. El movimiento contra-lateral, tanto a nivel visual como motor hace que se activen los 2 hemisferios, obligando a trabajar el cuerpo calloso.

La imagen de la izquierda (FIGURA 4) nos muestra un esquema simplificado del ejercicio en cuanto a la activación del cuerpo calloso. La imagen de la derecha muestra las rutas visuales y motoras que involucra el ejercicio detalladamente. El color de las manos representa el hemisferio que controla la mano derecha y la izquierda, a nivel visual al cruzar la línea media tenemos una decusación de la información que posteriormente se deberá unir en el córtex visual. En el mismo ejercicio tenemos 3 entradas de información que trabajará el cuerpo calloso: visual, motor (ojo-mano) y motor visual (seguimientos).

 

BIBLIOGRAFIA

Aboitiz, F., & Montiel, J. (2003). One hundred million years of interhemispheric communication: the history of the corpus callosum. Brazilian Journal of Medical and Biological Research, 36 (4), 409-420.

Bocci, T., Pietrasanta, M., Cerri, C., Restani, L., Caleo, M., & Sartucci, F. (2014). Visual callosal connections: role in visual processing in health and disease. Reviews in the Neurosciences, 25(1), 113-127.

Hinkley, L. B., Marco, E. J., Findlay, A. M., Honma, S., Jeremy, R. J., Strominger, Z., … & Barkovich, A. J. (2012). The role of corpus callosum development in functional connectivity and cognitive processing. PLoS One, 7(8), e39804.

Kwinta, P., Herman-Sucharska, I., Leśniak, A., Klimek, M., Karcz, P., Durlak, W., … & Pietrzyk, J. J. (2015). Relationship between stereoscopic vision, visual perception, and microstructure changes of corpus callosum and occipital white matter in the 4-year-old very low birth weight children. BioMed research international, 2015.

Lepore, F., Ptito, M., & Lassonde, M. (1986). Stereoperception in cats following section of the corpus callosum and/or the optic chiasma. Experimental Brain Research, 61(2), 258-264.

Luders, E., Kurth, F., Das, D., Oyarce, D. E., Shaw, M. E., Sachdev, P., … & Cherbuin, N. (2016). Associations between corpus callosum size and ADHD symptoms in older adults: The PATH through life study. Psychiatry Research: Neuroimaging, 256, 8-14.

Menegaux, A., Meng, C., Neitzel, J., Bäuml, J. G., Müller, H. J., Bartmann, P., … & Sorg, C. (2017). Impaired visual short-term memory capacity is distinctively associated with structural connectivity of the posterior thalamic radiation and the splenium of the corpus callosum in preterm-born adults. NeuroImage, 150, 68-76.

Monge, Z. A., Greenwood, P. M., Parasuraman, R., & Strenziok, M. (2016). Individual differences in reasoning and visuospatial attention are associated with prefrontal and parietal white matter tracts in healthy older adults. Neuropsychology, 30(5), 558.

Rashid, A., Ram, A. N., Kates, W. R., Redmond, K. J., Wharam, M., Mahone, E. M., … & Terezakis, S. (2013). A prospective study of corpus callosum regional volumes and neurocognitive outcomes following cranial radiation for pediatric brain tumors. Child’s Nervous System, 1-8.

Artículo escrito por:

Marc Argilés Sanz
Diplomado en Óptica y Optometria
Máster en Optometría yCiencias de la Visión
Nº col.20.001
Miembro de la ACOTV

Referencia: http://www.acotv.org/es/blog/174-funcion-del-cuerpo-calloso-implicaciones-optometricas.html

Eficacia de un programa de Terapia Visual

Se publica en la Gaceta de Optometría y Óptica Oftálmica el estudio realizado en diferentes escuelas de la ciudad de Rubí -Barcelona- con participación de miembros de la ACOTV

Los resultados del estudio demuestran la eficacia de un programa de Terapia Visual aplicado en las escuelas sobre las disfunciones visuales y el rendimiento lector en alumnos de ciclo superior de primaria

Evaluando la motilidad, binocularidad y la acomodación, así como la velocidad y precisión lectoras, en 148 alumnos de 5º de Primaria en cuatro escuelas de Rubí, Barcelona. Los 88 alumnos con disfunción en motilidad i/o binocularidad i/o acomodación presentaron un rendimiento lector inferior al de los alumnos sin disfunciones visuales.

Posteriormente, estos 88 alumnos recibieron en la escuela, en horario lectivo, durante el primer trimestre del 6º curso, un programa de Terapia Visual diseñado para esta investigación que corrigió al menos una de las disfunciones al 61% de los alumnos. Además, los alumnos que corrigieron la motilidad mejoraron la velocidad lectora y los alumnos que corregieron la binocularidad aumentaron su precisión lectora.

     

Merece destacarse que este beneficio lector e observó tambien en alumnos que no llegaban a corregir totalmente su disfunción visual.

Adjuntamos artículo completo publicado en la Gaceta de Diciembre 2017 pdf Eficacia de un programa de Terapia Visual

Referencia: http://www.acotv.org/es/blog/236-mejora-de-las-disfunciones-visuales-y-el-rendimiento-lector-con-la-terapia-visual.html

La lectura lineal en papel ante la pantalla del ordenador: Efectos sobre la comprensión de la lectura

Se ha realizado un estudio para observar los efectos de las pantallas electrónicas en la comprensión lectora y se ha encontrado que la comprensión lectora es mejor en papel.

Además el artículo explica qué alteraciones de la lectura quedan afectadas a causa de las pantalllas electrónicas (tabletas gráficas o smartphones)

 */Mangen A, Walgermo BR, Bronnick K. Reading Linea […]

pdf Reading linear texts on paper versus computer (Artículo original)

Referencia: http://www.acotv.org/es/blog/33-la-lectura-lineal-en-papel-ante-la-pantalla-del-ordenador-efectos-sobre-la-comprension-de-la-lectura.html

El juego, una herramienta para aprender

Jugar es una de las actividades propias de los seres humanos. Los cachorros de muchas especies juegan, por ellas al igual que para nosotros el juego es un entrenamiento para la vida adulta, ya sea para aprender a cazar, a defenderse, a establecer vínculos, a esconderse …

 El niño se desarrolla a nivel sensoriomotor a través del juego, el desarrollo cognitivo también está estrechamente ligado y además ayuda a mejorar la autoestima y desarrollar la creatividad. A nivel afectivo y social es el canal de aprendizaje más efectivo que utiliza el niño.

A través del juego también transmitiremos la cultura y la tradición popular de generación en generación.

Según Piaget (1932) psicólogo suizo, el juego es un reflejo de las estructuras cognitivas y, además, contribuye al establecimiento de nuevas estructuras mentales. Las diferentes formas que el juego adopta a lo largo del desarrollo infantil son consecuencia de las transformaciones que experimentan las estructuras cognitivas.

El juego estimula la curiosidad y esta motiva al niño para el aprendizaje, por eso a través del juego podemos estimular las áreas que nos interesen.

Por ejemplo, para estimular la eficacia visual (motilidad, enfoque y coordinación binocular) podemos recomendar juegos al aire libre donde el niño cambia de distancias constantemente, juegos de pelota donde debe seguir con los ojos y coordinar movimientos con el cuerpo, juegos más manipulativos como los encajes, que ayudarán a la localización visual, trepar …. y porque no, videojuegos que estimulen la visión en 3D, siempre bajo las recomendaciones de tiempo para evitar un estrés visual.

Si lo que nos interesa mejorar son las habilidades perceptivas, el juego es una muy buena herramienta, ya que el niño aprende habilidades mientras se divierte; si hay una emoción mientras se aprende una habilidad ésta se graba en el sistema límbico y perdura en la memoria, por lo que los gabinetes de terapia también necesitamos estas herramientas.

En el mercado existen infinidad de juegos que nos ayudan a estimular la percepción visual, las funciones ejecutivas, las habilidades visuo espaciales, las habilidades visuo motoras, el lenguaje y la creatividad, a continuación destacaremos unos cuantos:

  • Tangram: ¿Quien no conoce el tangram? con este sencillo juego podemos estimular la percepción visual en todos los niveles.
  • SET: Has de ser el más rápido  combinando cartas siguiendo una pauta para conseguir el mayor número…
  • Swish: Este juego es ideal para visualizar giros en el espacio, ya que tenomos que combinar mentalmente diferentes cartas.
  • Itrax: Da mucho juego, podemos seguir las instrucciones y buscar el camino a reproducir, pero también es ideal utilizarlo para estimular la cópia pizarra-papel.
  • Mental blox 360: Visualiza desde diferentes posiciones y construye la figura.
  • Cubissimo, Juego para poner a prueba nuestras habilidades visuo espaciaels  y nuestra  paciencia.
  • Laser maze: ¿Serás capaz de activar los cohetes? Coloca los espejos en el lugar adecuado del espacio para conseguirlo!
  • Fantasma Blitz: Juego muy completo para trabajar la atención visual y las funciones ejecutivas de la manera más divertida.
  • Dobble: Velocidad de percepción, sé el más rápido en encontrar la imagen coincidente.
  • Fish to fish: ¿Sabrás encontrar todos los peces con una diferencia entre los dos de la carta central?
  • Jungle speed: Ideal para jugar con grupo, diversión asegurada mientras trabajamos percepción  y atención visual.
  • Distraction: ¿Tienes buena memoria de trabajo? Haz la prueba, ¿serás capaz de recordar la secuencia después de una distración?
  • Abejitas zum zum: Ideal para estimular la memoria visual a los más pequeños, pero también a los más grandes,pasando un rato agradable.
  • Ouistiwist: Sé el más rápido en combinar formas con colores.
  • Blocs de construcció: Puedes reproducir modelos, pero lo más divertido es crear y aprender a hacer construcciones cada vez más sofisticadas.

La única diferencia que se encuentra entre este tipo de juegos que hemos recomendado y lo más comerciales, es que en estos primeros no nos bombardean con publicidad, y quizás de entrada no serán juguetes deseados, pero estamos seguros de que estos juegos perdurarán en la memoria de los niños y difícilmente quedarán arrinconados a los pocos días de ser adquiridos, por tanto animaos estas próximas fiestas a hacer una selección de buenos juegos para aprender para toda la familia!

Artículo realizado por Helena Vidal Llop
Diplomada en Óptica y Optometria
curso de alta especialitzación en Terápia Visual y Optometría Comportamental
Miembro de la ACOTV

Referencia: http://www.acotv.org/es/blog/103-el-juego-una-herramienta-para-aprender.html

7 Consejos para ayudar al desarrollo de tu hijo y prevenir problemas de atención y aprendizaje

1. JUGAR EN EL SUELO

El desarrollo neuromotor del bebe está marcado por su relación con la gravedad y con el suelo. Durante distintas etapas en la vida del bebé, su relación con el suelo evolucionará desde un primer apoyo sobre los antebrazos para levantar la cabeza hasta un apoyo completo de las manos con los brazos extendidos para incorporarse, sentarse o ponerse en pie. Esta evolución constante a través del perfeccionamiento de movimientos en el camino hacia erguirse y en la forma de apoyar las manos, condiciona el grado de maduración del Sistema Nervioso.
Los niños sin contacto con el suelo, que han estado siempre en la cuna o en el carrito, no han sido capaces de desarrollar movimientos coordinados o de evolucionar en la forma de coger las cosas con las manos. Estos niños, probablemente, presentarán más adelante cierta falta de coordinación en los movimientos, cierta torpeza y la manos tendrán dificultades para una buena prensión de objetos, bolis o una falta de habilidad para vestirse. Esta falta de coordinación general y fina, puede influir claramente en su capacidad de atención y aprendizaje, tal como van poniendo en evidencia distintos estudios.
Mantener al niño en el suelo es una gran manera de que sus manos sigan sintiendo el estímulo al echar el peso sobre ellas, al apoyarse, al desplazarse, al cambiar de la posición tumbada a sentada o de sentada a gatear para coger algo que esté a un par de metros. Todo ello perfecciona la coordinación entre brazos y piernas, el control postural de la columna y el desarrollo de las manos.
Por otro lado, el suelo es el medio natural de un niño. Se dice que nos hacemos mayores conforme nos alejamos del suelo y comenzamos a temerlo. Para un anciano el suelo es algo lejano, peligroso y hostil. Para un niño es su lugar preferencial de juego de forma innata, donde toda la superficie del suelo es su mesa. Donde está en contacto con su cuerpo, sigue teniendo los pies cerca de las manos, puede cambiar de posición constantemente, siente el contacto del suelo estimulando distintas zonas de su piel y mejorando su esquema corporal. Podemos imaginar la diferencia con un niño sentado en una silla ante una mesa sobre la que no tiene más que un pequeño margen de control (la distancia de sus codos), a menudo a una altura inadecuada y con los pies colgando sin contacto con el suelo, prisionero de una estructura de adultos. Y luego a veces nos sorprendemos de que se muevan tanto en la silla…

 

2. ACTIVIDADES Y JUEGOS RÍTMICOS

El movimiento rítmico estimula las conexiones en el cerebelo, una parte clave de nuestro cerebro especializada entre otras muchas cosas en el control fino del movimiento y en el habla. Los bebés desde el comienzo ya agradecen el ser mecidos rítmicamente y los padres de cualquier cultura en cualquier lugar del mundo ejercen este “mecer” de forma innata. De nuevo podemos apreciar cómo el instinto natural nos prepara para ocuparnos de los niños, exactamente como la biología precisa que se haga.
El mover a los bebés rítmicamente no sólo los calma o les da seguridad, sino que es una parte muy importante del desarrollo del Sistema Nervioso a través de los estímulos de movimiento de la cabeza, la información táctil de contacto y la información propioceptiva de los músculos y articulaciones.
Hay niños que por distintas circunstancias no tuvieron suficiente estimulación o necesitaron un mayor estímulo de este tipo, con lo que la maduración de su Sistema Nervioso son fue la ideal. Por eso distintos programas de tratamiento de problemas de atención y aprendizaje incluyen ejercicios de movimiento rítmico.
Los juegos y actividades rítmicas como el baile, saltar a la comba, juegos con ritmo, que incluyan especialmente movimientos del cuerpo y cabeza tienen efectos muy beneficiosos sobre el desarrollo del niño y sobre la mejora del control de su propio cuerpo. Son muy beneficiosos aquellos juegos en los que el niño es movido, como por ejemplo rodar por una superficie inclinada o dejarse balancear tumbado encima de una pelota muy grande. Esto tiene repercusiones directas sobre el control de la postura y los movimientos finos que supone la actividad escolar. Incluso será muy positivo sobre la función del habla, aunque pueda ser difícil de asociar para quien no conozca en profundidad el funcionamiento del cerebro.

 

3. ACTIVIDADES Y DEPORTES VARIADOS

El máximo desarrollo del niño se consigue gracias al movimiento. Ese es el medio que el Sistema Nervioso utiliza para crear conexiones cerebrales y para establecer correctos y cada vez más avanzados patrones posturales.
Al comienzo de la vida los movimientos son muy estereotipados, todos los niños hacen movimientos muy parecidos, que además indican la edad de desarrollo del niño. A partir de los 2 años, los movimientos comienzan a ser más precisos y más individuales. El niño puede seguir mejorando la calidad de sus movimientos y el control de su Sistema Nervioso si hace actividades variadas donde puede usar brazos y piernas.
A veces los niños tienen preferencia por un deporte y pasan todo el tiempo en ese tipo de actividad. Pero eso no les permite desarrollar la máxima cantidad de patrones de movimiento posibles.
Es necesario actividades y deportes muy variados.
Juegos en los que tengan que utilizar distintas capacidades físicas. Correr, saltar de diferentes maneras, utilizar brazos y piernas de formas diferentes, ir a cuatro patas, girar en el suelo, utilizar las manos para hacer gestos diferentes o para resumir actividades muy variadas y creativas. Estas actividades pueden precisar la presencia de adultos que motiven y ofrezcan a los niños posibilidades diferentes de juego.
Las capacidades motrices y sensoriales sustentan las capacidades de atención y aprendizaje, y la forma en que el cerebro puede integrar la información. Pero, por supuesto, el juego ofrece muchas otras posibilidades para un niño: a nivel social- relacional, a nivel afectivo, a nivel simbólico, a nivel manipulativo o de aprendizaje de roles, etc.
Ayudemos a los niños a jugar a cosas diferentes. Será muy divertido para nosotros como padres y creará vínculos fantásticos entre padres e hijos.

4. POTENCIAR LA AUTONOMÍA

Mejoramos lo que hacemos. Perdemos las capacidades que no utilizamos. Este podría ser el resumen de este apartado. ¿Cómo puede un niño adquirir finura en los movimientos de las manos o en la coordinación oculomanual, si no se viste sólo pudiendo hacerlo o no come sólo pudiendo hacerlo?
Potenciar la autonomía tiene repercusiones también a nivel social y psicológico. Quizá podríamos decir que es el sentido último del ser padre o madre, conseguir la mayor autonomía del niño en el menor tiempo posible y adaptada al mundo en el que ha de vivir.
A veces por amor, por sentirnos útiles o por las prisas, los padres hacemos por el niño tareas o gestos que podría hacer éste sólo. Y el niño no desarrolla sus capacidades en el mejor entrenamiento diario que podría tener. Esto deja al niño incapaz de afrontar retos futuros cuando no haya nadie para ayudarlo, limita su desarrollo neuromotor y deja al niño en una situación de dependencia nada deseable.
Hemos de estimular al niño para que haga por sí mismo lo que puede ya hacer. Un niño sano, de forma espontanea pide a los padres el hacer las cosas por sí mismo. “Lo hago yo solo” dicen con claridad tantas veces.
A veces será necesaria algo de paciencia y siempre será imprescindible mostrar nuestra satisfacción al niño por verlo hacer cosas sólo. Demos al niño el espacio, el tiempo y la seguridad para que pueda desarrollar al máximo sus capacidades.

5. REALIZAR UNA REVISIÓN OPTOMÉTRICA Y LIMITAR EL USO DE TELEVISIÓN Y PANTALLAS

Todos los niños antes de comenzar la etapa de lectoescritura deberían pasar por un examen optométrico de su visión y no sólo de su vista. ¿Cuál es esta diferencia entre vista y visión? La visión es un concepto más amplio que el de vista. No sólo es necesario conocer la agudeza visual de cada ojo o si existe algún tipo de alteración como la miopía o el astigmatismo. También es necesario medir el esfuerzo que el niño hace para enfocar y para mover los ojos. Es necesario verificar si los ojos se coordinan bien entre ellos y si los movimientos de los ojos son fluidos y fáciles.
Los optometristas del desarrollo pueden observar si las alteraciones del sistema visual tienen relación con una inmadurez del desarrollo neuromotor. Ya que la forma en que el niño desarrolló sus primeros movimientos de la cabeza y del resto del cuerpo, o cómo integró los primeros movimientos reflejos, tiene una influencia muy importante en el sistema visual.
El uso de pantallas o de dispositivos móviles ya forma parte del día a día de casi todos los niños. Es lugar de juego, de entretenimiento y de aprendizaje. Además de esto están las horas de televisión. Algunas estadísticas hablan de una cantidad considerable de horas diarias de televisión en la mayoría de niños. Este exceso del uso de visión en condiciones particulares de corta distancia y brillo de pantalla puede tener consecuencias sobre la salud del sistema visual.
La gran cantidad de movimiento de los ojos en este esfuerzo visual ante una pantalla contrasta con la gran ausencia de movimiento de la cabeza. Los ojos y la cabeza están programados para moverse en conjunto, para explorar el entorno o para equilibrarnos. Podemos imaginar en cualquier actividad física como un simple juego de “palas de playa”, cómo los ojos y la cabeza se mueven constantemente y en coordinación para seguir la pelota, para darle con más precisión en distintas situaciones o incluso para saber qué hace el otro jugador. Pero incluso si estuviéramos viendo este juego desde fuera, sentados tranquilamente al lado de los jugadores, tendríamos que mover ojos y cabeza de forma coordinada para seguir el juego. Pero delante de una pantalla de una Tablet, sentados en un sofá, los ojos se mueven constantemente mientras la cabeza se queda inmóvil. Este es un uso del control de mirada para el que no estamos acostumbrados y que puede provocar problemas futuros. Hay que controlar el tiempo delante de estos dispositivos, no es una cuestión de prohibir sino de controlar el exceso.

 

6. PRESTAR ATENCIÓN A LOS SIGNOS DE UN PROBLEMA DEL DESARROLLO

Muchos niños presentan problemas de desarrollo que afectan a su actividad escolar pero también a sus relaciones, su comportamiento, su capacidad de atención o su autoestima. Las últimas estadísticas sobre la proporción de niños con problemas de atención y aprendizaje son muy preocupantes. Algunos estudios hablan de datos que pueden rondar el 20 %. Los orientadores escolares atienden cada vez más casos de niños con dificultades claras de rendimiento escolar al margen de su capacidad intelectual. Esto quiere decir, que son muchos los niños inteligentes que se encuentran con dificultades escolares. Esto es debido a los problemas de desarrollo y de maduración neuro-motora.
Los padres podemos estar atentos a los signos que nos indiquen que algo no marcha bien. Entre estos signos podríamos destacar:

  • Excesiva timidez para subir a columpios o bajar desde sitios altos.
  • Excesiva timidez o agresividad relacional.
  • Alta sensibilidad a los ruidos inesperados. El niño se tapa los oídos o se pone nervioso en situaciones de ruido intenso.
  • Retraso al aprender a andar o hablar.
  • Dificultades para vestirse con 6 ó 7 años.
  • Dificultad particular para ir en bicicleta.
  • Dificultades para escribir, leer o copiar más allá de 7 años.
  • Dificultades para sentarse derecho durante periodos cortos de tiempo.
  • Molestias en el cuello, tortícolis o dolores de cabeza.
  • En general mucho esfuerzo del niño para poco rendimiento escolar.

A menudo los padres aprecian ciertos detalles que les hacen pensar que algo no está bien. Quizá en comparativa con otros hermanos o con otros chicos. El problema es que nuestro entorno sanitario o educativo no
siempre es capaz de diagnosticar un problema de desarrollo y sus repercusiones. Incluso no es fácil saber quién es el profesional que puede evaluar estos problemas y plantear el tratamiento más adecuado.
Mantener la comunicación abierta con los orientadores y profesores del colegio, que son quienes en el día a día pueden apreciar las dificultades del niño es una gran forma de ayudar a nuestros hijos.

 

7. CONSULTAR CON UN FISIOTERAPEUTA PEDIATRICO EXPERTO EN DESARROLLO INFANTIL PARA VERIFICAR QUE TODO VA BIEN

Ante la mínima sospecha de un problema de desarrollo, una vez contrastadas nuestras impresiones con el equipo pedagógico del colegio puede ser muy conveniente que un fisioterapeuta pediátrico experto en desarrollo valore las habilidades motrices, su grado de coordinación, su capacidad de controlar el equilibrio, su postura, la forma en que maneja las manos y si hay tensiones en la espalda o en el cuello que pueden haber afectado a la inmadurez del neurodesarrollo.
Distintos profesionales del desarrollo pueden ayudarnos a verificar si el crecimiento y la maduración del niño es la ideal. Terapeutas ocupacionales, optometristas del desarrollo o logopedas del desarrollo entre otros, pueden verificar que todo está bien y darnos pequeñas indicaciones preventivas para facilitar el crecimiento de nuestros hijos. Aunque todos compartamos una visión común sobre el desarrollo del niño, cada uno de estos profesionales tiene además competencias únicas: el optometrista la visión, el logopeda la audición y la expresión verbal o el fisioterapeuta pediátrico los problemas posturales o las contracturas y alteraciones que limitan el movimiento o producen dolor.
Cuando encontramos problemas serios de desarrollo es posible que distintos profesionales tengan que intervenir, valorar y tratar distintos aspectos del niño. Por tanto, es vital que estos profesionales estén coordinados entre ellos y estén en comunicación con los centros escolares o el pediatra. También puede ser muy valiosa (a menudo imprescindible conforme el niño es más mayor) la ayuda de un psicopedagogo o un psicólogo infantil para la gestión de los aspectos emocionales y comportamentales que acompañan a los problemas del desarrollo. Sin olvidar nunca que hay un sustrato físico que hay que resolver, ayudando al Sistema Nervioso del niño a madurar.

Iñaki Pastor Pons
Fisioterapeuta Pediátrico y del Desarrollo
Director del Instituto Aragonés de Salud y Desarrollo Infantil

Fuente: http://www.institutodeterapiasintegrativas.com/articulos/7-consejos-ayudar-al-desarrollo-hijo-prevenir-problemas-atencion-aprendizaje/

 

 

Coger bien el lápiz

Coger bien el lápiz… ¿Qué significa? y qué esperar en cada etapa del desarrollo

El coger el lápiz, para nuestros niños y niñas, tiene un desarrollo progresivo por lo que es normal que los peques no comiencen desde el primer día a cogerlo de manera eficiente.

Este desarrollo empieza desde los músculos más próximos al centro del cuerpo hacia los de los extremos (próximo distal), desde la musculatura gruesa a la fina. Es decir, el niño primero comenzará a desarrollar un control postural, estabilidad de los hombros, fortaleza en sus brazos, estabilidad de la muñeca, fortaleza en sus manos y luego en sus dedos, todas habilidades requeridas para una toma de lápiz adecuada.

Los niños ya a los 12 meses pueden ser capaces de coger un lápiz y hacer marcas en un papel, desde entonces y de manera progresiva van desarrollando un mejor control manual y un agarre más eficiente consiguiendo dibujar trazos más definidos hasta finalmente alcanzar la escritura.

El uso de herramientas y útiles de escritura (pinturas, rotuladores, ceras….) normalmente comienza en los años preescolares, aunque es necesario que previamente la función manual haya ido desarrollándose a través de un amplio número de actividades variadas: gatear, jugar con arena y otras texturas, plastilina, agarrar, alcanzar, tirar, soltar, aplastar, empujar, rasgar, hacer puzles, construcciones, piezas de distintos tamaños…

 

Ahora te vamos a enseñar las diferentes etapas por la que los niños y niñas pasan . Van evolucionando a través de los años, pero no olvides que esto es a modo de referencia y las edades pueden variar dependiendo de distintos factores.

  • 1 a 2 años – Presa cilíndrica o presa palmar supinada 

 

Aparece entre el año y año y medio. Se emplea toda la mano para sujetar la herramienta, y el movimiento procede de segmentos proximales (se mueve el hombro y el brazo para mover la mano). Se trata de un agarre estático.

 

 

 

 

  • 2 a 3 años- Presa digital pronada

 

 

Aparece entre los 2-3 años. Los dedos sujetan el lápiz, el hombro comienza a ser más estable y entonces los movimientos proceden de segmentos más distales (codo y antebrazo). Se trata de un agarre estático.

 

 

 

 

 

 

  • 3 a 4 años – Pinza Cuadrípode

 

Aparece a los 3 años y medio o 4 años. Los cuatro dedos participan en el agarre del útil. Ahora el movimiento procede de la muñeca y la mano, y hay mayor estabilidad de hombro y codo. Inicialmente es un agarre estático aunque puede evolucionar y convertirse en dinámico.

 

 

 

 

 

 

 

  • 4 a 6 años – Pinza trípode 

 

Aparece entre los 4 años y medio y se desarrolla y perfecciona hasta los 7 años. En ella participan el dedo pulgar índice y corazón. Inicialmente los tres dedos funcionan de manera unitaria, para posteriormente madurar hacia una pinza trípode dinámica.

 

 

 

 

 

 

 

  • A partir 7 años:

 

Similar a la anterior, pero en esta fase los dedos comienzan a moverse de manera independiente y no como una unidad. El lápiz se sujeta cercano a la punta y los movimientos se realizan desde la punta de los dedos, su maduración total se alcanza entre los 6 y 7 años.

 

 

 

 

 

No todos alcanzamos una agarre perfecto, si analizáis el vuestro probablemente no sea una perfecta pinza trípode dinámica….  ¡pero seguro que es totalmente funcional! 

Importante a considerar

  • Debemos fomentar una buena sujeción de lápiz pero apropiada a la edad del niño, no podemos exigirle a un pequeño de 3 años una sujeción de lápiz trípode si su musculatura aún no está desarrollada para lograrla, pero sí podemos preparar el camino para que tenga éxito en el futuro.

 

www.orientacionandujar.es/2016/07/29/coger-bien-lapiz-significa-esperar-etapa-del-desarrollo/

La experiencia de Mar: ¡Eres una campeona!

Cuando tenía cuatro años vieron que me pasaba algo raro en los ojos porque giraba el ojo izquierdo hacia dentro y además tenía hipermetropía, así que me llevaron al oculista y como segunda opción me llevaron a hacer una revisión con Silvia.

Ella me hizo unas gafas y me dijo que no veía en 3D, que eso afectaba a mi lateralidad y por eso no sabía coger las cosas, no sabía si estaban lejos o cerca y caía casi siempre al suelo. Con Silvia todo esto se ha arreglado.

Y ahora que tengo nueve años puedo jugar a básquet, correr sin problemas y además no tengo el ojo girado hacia dentro.

Mar

A los cuatro años de mi hija, en verano, nos dimos cuenta de que tenía estrabismo. Asustados, la llevamos al médico oculista, para usar gafas y parche.

Tuvimos suerte de encontrar a Silvia, que le hizo otra revisión antes de hacer las gafas y además del estrabismo e hipermetropía, nos dijo que tenía problemas de lateralidad y localizar donde están los objetos.

No sabía de qué nos hablaba cuando nos dijo que tenía “problemas de lateralidad”, pero nos fue diciendo: “pensáis que Mar es torpe, pero lo que pasa es que por el ojo izquierdo casi no ve, por lo que el lado izquierdo apenas lo usa”.

Hemos pasado muchos años haciendo terapia, pero ahora Mar con nueve años, consigue tener los ojos en posición correcta, corre sin caerse, coge pelotas cuando se las tiran al jugar a básquet y creo que ha valido la pena.

Rosa, mamá de Mar