María Jesús López: «El estudio del cerebro debería ser imprescindible en carreras como Magisterio o Pedagogía»

Esta especialista en Desarrollo Infantil lleva más de 20 años trabajando con niños con lesiones cerebrales y problemas de desorganización neurológica.

 

Más de cien especialistas en Educación Especial se dan cita en las aulas de la Universidad Miguel Hernández (UMH) para aprender a comprender el funcionamiento del cerebro de su alumnado y, así, trabajar de forma más efectiva en el desarrollo de los pequeños. María Jesús López, desde su experiencia en un centro de estimulación infantil como el Neocortex de Madrid, les instruye en esta labor.

¿Por qué es necesario introducir a los docentes en el ámbito del estudio del cerebro infantil?
Hay un nuevo paradigma que es la neuroeducación. Durante muchos años, en la enseñanza especial hemos ignorado el hecho de que el que aprende es el cerebro. Tenemos que entender que, cuando hablamos de discapacidad, observamos las consecuencias externas, pero las causas vienen por una lesión cerebral. Si queremos ser respetuosos a la hora de trabajar con los niño, tenemos que entender a la persona, pero también a su órgano de aprendizaje, que es el cerebro.

¿Cómo se trasvasará este conocimiento a los participantes?
Las jornadas están preparadas con un esquema de diez hitos fundamentales a tener en cuenta a la hora de trabajar con niños, para aprender a movernos en sus mentes y establecer unas coordenadas físicas que nos ayuden a entenderlos.

¿Es difícil hacer entender a gente inexperta en Neurociencias cómo funciona el cerebro?
Es muy complejo. En los últimos tiempos estoy haciendo neurocuentos. A través de un blog, expongo pequeñas historias de problemas reales de niños con daños cerebrales y los narro como un relato corto, para que cualquier persona que lo lea pueda entender qué es un problema de convergencia visual o qué pasa con el cerebelo de un niño. Va dirigido a cualquier tipo de persona sin formación en el campo.

¿Se aplica lo suficiente la Neurociencia en el ámbito de la educación?
Debería estudiarse más. Hay que dar un empujón al mundo de las Neurociencias en carreras como Magisterio, Pedagogía o Psicología. Debería ser una asignatura imprescindible. Hablamos de una estructura cerebral, física, para entender las funciones cerebrales que todos los profesionales de estos campos deberían manejar bien.

¿Hay alguna diferencia esencial entre los docentes formados en Neurociencias y los que no lo están?
Cuando en un centro escolar inicia un proceso de formación en el profesorado para ser más respetuoso con los niños, con la neuroeducación, los resultados son muy beneficiosos. Despertar el interés sobre el cerebro para cambiar la forma de enseñar es un camino muy costoso, pero que conduce a educación mucho mejor. Los profesionales del mundo de la Educación Especial son personas muy vocacionales y altamente preparadas para educar, pero deben ser abiertos y ponerse al día en nuevas cuestiones como en este caso, el estudio del cerebro.

En el caso de personas con graves lesiones cerebrales. ¿Cómo hay que hacer para mejorar su calidad de vida?
En el neurodesarrollo hay que instalar programas, como si de un sistema operativo se tratara. Primero, los de supervivencia. Si el niño no controla la respiración, la nutrición, o los ciclos de sueño, hay que implantarlo. Luego hay que instalar el desarrollo auditivo, motor, del lenguaje o del oído y, por último, instalar el desarrollo intelectual, el que normalmente cubre el sistema educativo, pero, si no se controlan las otras áreas antes, nuestro trabajo no tendrá sentido. Por ello, debemos aprender a desarrollar estas áreas para que nuestro trabajo sea efectivo.

 

http://www.diarioinformacion.com/elche/2017/03/11/estudio-cerebro-deberia-imprescindible-carreras/1870141.html

 

La música mejora el desarrollo del cerebro adolescente y agudiza las habilidades lingüísticas

Los resultados de un nuevo estudio sugieren que la música

puede enseñar lo que los educadores llaman

‘aprender a aprender’.

El aprendizaje de música en la escuela secundaria podría perfeccionar el desarrollo del cerebro y mejorar las habilidades lingüísticas, según este estudio.
 
Aprender música incluso ya en la educación secundaria puede ayudar a mejorar las respuestas del cerebro adolescente al sonido y agudizar el oído y las habilidades de lenguaje, sugiere un nuevo estudio de la Universidad Northwestern.

La investigación, que se publica esta semana en la revista ‘PNAS’, indica que la instrucción musical ayuda a mejorar las habilidades que son fundamentales para el éxito académico. Los beneficios se observaron durante las clases de música incluidas en el currículo de las escuelas, lo que sugiere que este entrenamiento en la escuela acelera el desarrollo neurológico.

“Si bien los programas de música son a menudo los primeros en ser recortados cuando el presupuesto de la escuela es escaso, estos resultados ponen de manifiesto el lugar que debe tener la música en el currículo de la escuela secundaria”, ha señakado Nina Kraus, autora principal del estudio y directora del Northwestern’s Auditory Neuroscience Laboratory at the School of Communication.

“Aunque aprender a tocar música no enseña habilidades que parecen directamente relevantes para la mayoría de las carreras, los resultados sugieren que la música puede enseñar lo que los educadores llaman ‘aprender a aprender'”, añade Kraus.

Kraus y sus colegas reclutaron a 40 estudiantes de primer año de secundaria del área de Chicago en un estudio que comenzó poco antes de que se iniciaran las clases y siguieron a estos niños hasta su último año.

Casi la mitad de los estudiantes se habían inscrito en clases de banda, lo que suponía de dos o tres horas a la semana de instrucción musical en un grupo instrumental en la escuela. El resto se había inscrito en el entrenamiento del Cuerpo de Oficiales de Reserva Junior (ROTC), que hizo hincapié en ejercicios de fitness en un período comparable. Ambos grupos asistieron a las mismas escuelas en barrios de bajos ingresos.

Grabaciones de electrodos en el inicio del estudio y tres años más tarde revelaron que el grupo de música mostró una maduración más rápida de la respuesta del cerebro al sonido. Además, demostraron una sensibilidad cerebral prolongada y aumentada a los detalles del sonido.

Todos los participantes mejoraron en las competencias lingüísticas vinculadas con la conciencia del sonido, pero la mejora fue mayor para los de las clases de música, en comparación con el grupo de ROTC.

Según los autores, el aprendizaje de música en la escuela secundaria -cada vez más desfavorecida debido a la escasez de fondos- podría perfeccionar el desarrollo del cerebro y mejorar las habilidades lingüísticas.

El procesamiento estable de detalles sonoros, importante para las habilidades lingüísticas, se sabe que está disminuida en los niños criados en la pobreza, por lo que la educación musical podría compensar esta influencia negativa en el procesamiento de sonido.

“Nuestros resultados apoyan la idea de que el cerebro de los adolescentes sigue siendo receptivo a la formación, lo que subraya la importancia de enriquecimiento durante la adolescencia”, concluyen los autores.

Europa Press. EE. UU.

Efecto de la terapia visual en el control oculomotor en niños de 7 y 8 años con un desorden en el desarrollo

Uno de los problemas que nos encontramos dentro de la Optometría comportamental en España y fuera de nuestro país es que siempre nos dicen, aquellos que son detractores de nuestro trabajo, que la Terapia visual no tiene base científica.

Pues bien, os dejo un trabajo de investigación que dice que, si hay ciencia detrás de nuestro trabajo, algo que los que trabajamos cada día ya sabemos, pero también estos trabajos son necesarios para dar más credibilidad, y seriedad a lo que hacemos.

Gracias Dr. Press

Resumen

Los objetivos de este estudio es determinar los efectos de la Terapia visual en niños de 7 y 8 años diagnosticados de trastorno del desarrollo que tiene problemas en el control oculomotor.

Se hizo con un grupo de 32 niños con un programa de 18 meses de terapia visual, con una sesión semanal, donde se había encontrado un porcentaje muy alto de problemas oculomotores y cuyos resultados fueron una mejora significativa entre el 75% y 100% en seguimientos, fijación, alineamiento ocular y convergencia, llegando a la conclusión de que es muy beneficioso este tipo de tratamiento con terapia visual en los niños con problemas de desarrollo.

Ver estudio completo

Pilar Vergara

Fuente: http://www.pilarvergara.es/efecto-de-la-terapia-visual-en-el-control-oculomotor-en-ninos-de-7-y-8-anos-con-un-desorden-en-el-desarrollo/

Todavía no han aprendido a leer

Dra. Mª del Mar Ferré Rodríguez | Dr. Jorge Ferré Veciana

Encaramos la recta final del curso y, dentro del aula de primero de Primaria, encontramos que hay niños que todavía no han aprendido a leer o muestran muchas dificultades en la adquisición de la lecto-escritura y las matemáticas.

Si bien es cierto que, aunque nuestro sistema educativo intenta una homologación en cuanto a adquisición de contenidos académicos y traza unos objetivos a alcanzar, también lo es que el grupo de alumnos de un aula no necesariamente es homogéneo, y más en nuestros días, y no se tienen en cuenta, en general, aspectos como el nivel madurativo del niño, su fecha de nacimiento (no es lo mismo haber nacido en Marzo que en Diciembre), sus antecedentes personales y un largo etc….

Sí que se considera y se tiene en cuenta la edad a la que el niño se incorporó a nuestro sistema educativo y aquellos que proceden de otras culturas o tienen una lengua materna diferente suelen contar con apoyo hasta cubrir un mínimo proceso de adaptación.

En general, podríamos considerar que se necesitan unos “requisitos básicos” para que un niño aprenda sin dificultades y estos requisitos básicos para el aprendizaje de la lecto-escritura y las matemáticas guardan una relación muy estrecha con su nivel de madurez y su organización neurofuncional.

 

¿Por qué unos alumnos van iniciar el último trimestre con una cierta soltura en la adquisición de los aprendizajes, incluso si la enseñanza es bilingüe, mientras que en otros persisten enormes dificultades?

¿Se trata simplemente de un problema de tiempo y de madurez?

En algunos casos sí. Hay niños que necesitan algo más de tiempo, que su nivel de madurez es ligeramente inferior al de la media de sus coetáneos porque, por ejemplo, han nacido en Noviembre o Diciembre y no se ha tenido en cuenta a la hora de asignarles un año de inicio de Primaria. Son niños a los que les hubiera ido muy bien tener la oportunidad de repetir el último curso de preescolar para lograr nivelarse. Son niños a los que deberemos concederles más tiempo y, si en medio del proceso no sufre su autoestima, lo lograrán, aunque sea unos meses después que sus compañeros.

Pero hay un porcentaje importante de casos en que no es simplemente un problema que se vaya a resolver con el tiempo, sino que, con el tiempo, se va a agravar.

Muchas veces, los profesores intentan (con buen criterio) no crear alarmas innecesarias y dejan evolucionar el curso antes de alertar a los padres. Pero cuando, transcurrido un tiempo prudencial, ven que un alumno no evoluciona, como es su responsabilidad, alertan a la familia.

Un porcentaje importante de estos alumnos que van rezagados, de los que lo pasan fatal, de los que se bloquean frente a la lectura, por ejemplo, son niños que han empezado primera sin contar con una correcta organización lateral, incluso sin estar lateralizados. Nosotros consideramos que, precisamente, uno de esos “requisitos básicos” de los que hablábamos, es precisamente contar con una correcta organización lateral y, por eso, aconsejaríamos en todos los casos  que, en el último curso de educación infantil, descartar problemas visuales y hacer una revisión preventiva de la lateralidad. Así, si se detecta cualquier problema, podemos empezar a trabajar antes de que el nivel de exigencia supere la capacidad de respuesta del niño.

Estamos hablando siempre de niños considerados sanos  y que van evolucionando sin grandes dificultades. Naturalmente, en los casos en los que ya se detectan o diagnostican problemas o alteraciones en edades más tempranas, es necesario intervenir antes.

Damos por sentado que el niño debe estar sano desde el punto de vista biológico, porque un niño que enferma con frecuencia no puede dedicar la energía necesaria (¡que es mucha!) a aprender, necesita emplearla para recuperar su salud.

También damos por sentado que es imprescindible un ambiente familiar que le proporcione estabilidad y seguridad.

Y contamos con que el sistema educativo ha sido diseñado para que la mayoría de alumnos de una determinada edad consigan alcanzar los objetivos curriculares.

Si a final de curso persisten las dificultades, nuestro consejo sería intentar averiguar qué pasa, porque todo un verano insistiendo en lectura y trabajando fichas y más fichas, en muchísimos casos, no sólo no va a resolver la situación, sino que va a provocar una aversión y un bloqueo frente a la lectura.

Dra Maria del Mar Ferré Rodriguez

Col nº 35398

Publicado en Mayo de 2017

http://jorgeferre.com/cgi-drferre/articulo.php

Trabajar en prevención

Los proyectos se generan a través de la ilusión y a caballo de ella pretendemos mejorar el futuro. En mi caso, como médico dedicado a intentar conseguir un óptimo desarrollo infantil, no puedo permanecer impasible ante el estrepitoso aumento de niños diagnosticados de TDAH.

Por mi dilatada experiencia profesional y tomando como patrimonio los excelentes resultados obtenidos durante estos últimos años, guiando el desarrollo de niños con problemas de atención, me siento con el ánimo para incluir en mi proyecto para el 2015, dirigir mi esfuerzo profesional para intentar disminuir la presencia de niños con este importante problema.

Es un proyecto que me genera mucha ilusión, creo que hemos de sumar esfuerzos, padres y los diferentes profesionales del desarrollo infantil, para trabajar en la PREVENCIÓN.

Hay que actuar con decisión cuando se presentan los primeros síntomas.

Se tiene por costumbre aplazar el diagnóstico hasta los 7 años. Las autoridades sanitarias no aconsejan medicar a niños tan pequeños. Y hasta ese momento no se hace nada, solo observar su evolución y esperar el futuro para confirmar la necesidad de medicar. Se pierde un tiempo precioso. La plasticidad cerebral es extraordinaria durante los primeros años de vida y hay que aprovecharla.

 

La atención es una función cerebral que se aprende, por lo tanto es susceptible de ser enseñada.

Hay algunos niños que tienen mucha facilidad para estar atentos, pero hay otros que tienen importantes dificultades para conseguirlo y muchas veces la dinámica ambiental no facilita este proceso.

En el caso de que un niño menor de siete años tenga síntomas claros de baja atención o tiene necesidad de moverse en exceso, se muestra inquieto en el aula, no atiende las consignas, va a la suya, le cuesta aprender, no le interesa lo que se le explica, actúa con respuestas impulsivas… debe iniciarse una acción decidida e inmediata. El dejar pasar el tiempo solo puede empeorar la situación.

Primero hay que descartar la presencia de trastornos que influyan en el problema:

– Trastornos pediátricos: intolerancias de alimentos, estreñimiento pertinaz, presencia de parasitosis intestinal, otitis frecuentes…
– Mala coordinación motriz: retraso psicomotor, torpeza de movimientos de todo el cuerpo o manuales, caídas frecuentes, hemiparesias…
– Dificultades visuales: estrabismo, ambliopía, baja fijación visual, mala visomotricidad, problemas de acomodación…
– Problemas auditivos: baja escucha, parece que no oye, le cuesta interpretar los mensajes, mala pronunciación, grita mucho cuando habla…
– Retraso en el lenguaje: dificultad para comunicarse, no se le entiende cuando habla…
– Desorganización lateral: lateralidad tardía, dominancia alternante, lateralidad cruzada…
– Problemas de sueño: terrores nocturnos, sueño inquieto, descansa mal…
– Trastornos emocionales: inestabilidad, impulsividad, traumas emocionales…
– Retraso madurativo, tan frecuente en niños adoptados, niños con enfermedades biológicas que enlentecen su desarrollo…
– Objetivos académicos muy por encima de su capacidad de aprendizaje.

En este caso será conveniente actuar en el trastorno específico para normalizar su evolución y si se presenten varios factores, ordenar la prioridad de abordaje y buscar soluciones. Hay que ser certeros para asignar la línea terapéutica prioritaria en cada caso y no invertir tiempo y esfuerzo en terapias secundarias. Aunque hay muchas acciones terapéuticas beneficiosas, no todas aportan el mismo rendimiento en un determinado momento de la evolución del problema.

Segundo, diseñar actividades, según las características personales del niño, para potenciar la capacidad de atención y/o aumentar el nivel de control motor.

Esta acción terapéutica se debe trazar según las necesidades, las habilidades, la madurez del niño y las posibilidades del entorno.

Si atendemos con precocidad y acierto a los niños con riesgo de padecer TDAH, mejoraremos su futuro.

Doctor Jorge Catalán Balaguer

 

Problemas de lectura y escritura

Requisitos esenciales necesarios para aprender como leer y escribir.

Para que los niños aprendan a leer y escribir sin problemas se requiere cierta madurez el cerebro, ciertas habilidades motoras y sensoriales. Tanto la visión, como el oído, habilidades motoras finas y gruesas deben estar suficientemente maduradas. Ningún pedagogo sensato enseñaría a un recién nacido como leer o escribir.


Dislexia o deficiencia del sistema fonológico.

En niños que tienen problemas para leer y escribir suele tener problemas con visión, audición y habilidades motoras. Pero también hay una inmadurez cerebral.

Académicamente, los investigadores definen la dislexia o la incapacidad para leer y escribir como una deficiencia del sistema fonológico.

Esta deficiencia está caracterizada por una habilidad reducida para percibir y reconocer los sonidos que hace la lengua y convierte estos sonidos en letras y letras en sonidos. Los niños con problemas fonológicos pueden tener problemas para distinguir entre sonidos que son similares. Su articulación a menudo no es buena y tienen memoria a corto plazo de sonidos. Característico de las personas con dislexia es que tienen problemas para deletrear incluso cuando su habilidad para leer ha mejorado sustancialmente.

Incapacidad de lectura debido a problemas visuales.

Casi la mitad de los niños con problemas para leer tienen problemas visuales. Estos pueden ser problemas del ojo para enfocar a un punto (convergencia) o para seguir el texto (tracking). Algunos niños no han desarrollado la dominancia de un ojo e involuntariamente cambian la dominancia del ojo mientras leen causando saltos en el texto. Estos niños son generalmente hipermétropes. A menudo están cansados y pierden la concentración después de haber estado leyendo por un tiempo y los ojos pueden escocer y picar. Debido a que el proceso de lectura no es automático exige plena atención, impidiéndoles comprender lo que han leído.

Importancia de las habilidades motoras finas y gruesas en la habilidad para leer y escribir.

Para escribir sin problemas los niños deben desarrollar las habilidades motoras finas de sus manos y ser capaces de sostener el lápiz en una correcta posición y cruzar fácilmente la línea media del cuerpo. Para poder dibujar las letras automáticamente el niño debe haber desarrollado su sentido kinestésico en brazos y manos. Por otro lado la modelación de las letras demandará toda su atención y tendrá problemas para pensar que escribir. Las habilidades motoras gruesas son importantes para el desarrollo del habla y el lenguaje. Niños con discapacidades motoras severas, p.ej. parálisis cerebral, en muchos casos nunca aprenderán a hablar.

El papel principal del cerebro.

Todas las habilidades necesarias para escribir y leer son controladas desde diferentes centros del cerebro, especialmente el neocortex. Estos centros juntos constituyen la red neurológica de la lectura. Para aprender a leer y escribir sin problemas toda esta red de trabajo debe funcionar adecuadamente. Cuando una o más de estas habilidades no se han desarrollado lo suficiente, los centros del cerebro que controlan estas habilidades tampoco funcionan adecuadamente. Esto entorpece la habilidad del cerebro para dirigir la red neurológica del proceso de lectura de una manera correcta


Investigación académica en dislexia.

Las investigaciones han demostrado que el cerebelo es vital para hablar. Desde un centro nervioso en el hemisferio derecho del cerebelo hay una conexión de nervios importante hacia áreas del lóbulo frontal izquierdo, que son esenciales para el desarrollo del lenguaje. En algunos casos con problemas de habla, p.ej. en el autismo, este centro en el cerebelo es menor de lo normal.

Las investigaciones académicas han hecho un esfuerzo considerable dedicado a estudiar los síntomas de la dislexia y a hacer hipótesis sobre las posibles causas de la dislexia.

22 investigadores suecos en dislexia han aprobado un informe de acuerdo a que ninguna investigación había demostrado alguna conexión entre problemas motores e incapacidades para leer. Estos investigadores alegan que la razón de porque los profesores usan ejercicios motores es que son ignorantes y no saben cómo enseñar a los niños a leer y escribir.Se han hechos muchos estudios sobre como diferentes métodos afectan en la habilidad para leer y escribir. Por otro lado no ha habido interés en el estudio de métodos que durante muchos años han sido desarrollados exitosamente para ayudar a niños con problemas de lectura y escritura.

Sin embargo es falso decir que investigadores científicos no han demostrado la conexión entre habilidad lectora y problemas motores. Hay muchas investigaciones que han demostrado como los ejercicios motores mejoran la habilidad para leer y escribir.

Integración de reflejos

El psicólogo británico Peter Blyte, durante más de treinta años ha ayudado a niños con dislexia a integrar sus reflejos primitivos. Ha desarrollado ejercicios que los niños pueden hacer para integrar diferentes reflejos primitivos.


Reflejos primitivos
Un artículo en la revista médica, Lancet, informa sobre un estudio hecho a niños con dislexia que fueron ayudados con ejercicios motores a la integración del reflejo tónico asimétrico del cuello (RTAC). Demostró que estos niños mejoraron significativamente su habilidad para leer y escribir comparada con un grupo control que no tuvo dicha ayuda y que sus reflejos permanecieron sin cambios.

Los reflejos primitivos son patrones de movimiento estereotipados que están fuera del control voluntario y dirigen los movimientos del feto y del bebe durante los primeros meses de vida. Antes de que el bebé comience a caminar utiliza mucho tiempo en hacer movimientos rítmicos de acuerdo a sus instrucciones innatas. Estos movimientos ayudan al niño a integrar sus reflejos primitivos y el bebé debe aprender a controlar una considerable cantidad de patrones de movimiento antes de estar listo para gatear y caminar.

A la edad de tres años, los reflejos primitivos deberían estar completamente integrados y no volver a interferir con el movimiento. En algunos niños una gran o pequeña cantidad de reflejos primitivos están todavía activos, lo que pueden estar causado porque el niño ha omitido algunos de estos movimientos rítmicos o no los ha hecho lo suficiente.

Los reflejos primitivos no integrados pueden causar problemas con las habilidades motoras gruesas o finas, con la visión, el oído y /o la articulación de palabras, y el lenguaje.


Reflejos primitivos que son importantes para la visión

Algunos reflejos primitivos son importantes para la lectura y la escritura como el reflejo tónico asimétrico del cuello, el tónico simétrico del cuello, el de agarre y el palmomental entre otros.

Antes de que el reflejo tónico asimétrico del cuello este integrado, el niño tendrá problemas para cruzar la línea media del cuerpo con las manos o con los ojos. Esto puede causar problemas de lectura porque los ojos pueden tener problemas para seguir la línea escrita de izquierda a derecha. También puede haber problemas con la visión binocular. También habrá insuficientes conexiones entre los dos hemisferios del cerebro obstruyendo la cooperación entre los hemisferios, las cuales son esenciales para el proceso de lectura.


Reflejos primitivos y habilidades motoras finas

Otro reflejo que esta normalmente no integrado en niños con problemas para leer es el reflejo tónico simétrico del cuello (RTSC). El reflejo está activo en niños que nunca han gateado. El RTSC activo puede causar problemas con la acomodación, p.ej. la habilidad para mirar alternativamente cerca y lejos. Los niños con este problema a menudo son hipermétropes y deben forzar sus ojos para leer y por lo tanto se cansan fácilmente.

En la incapacidad para leer y escribir los reflejos de Grasp y el palmomental están a menudo activos. Estos son reflejos de las manos y si no están integrados darán problemas con las habilidades motoras finas y al escribir. Si el reflejo de Grasp no está integrado el niño puede tener problemas para sujetar el lápiz correctamente y automatizar la escritura. Estos niños pueden apretar firmemente el lápiz y tener mala letra. Un reflejo palmomental activo también puede causar habilidades motoras finas deficientes y mala escritura pero también problemas en la articulación de palabras. Muchos niños en los que este reflejo está activo tienen problemas para articular claramente, lo que contribuye a sus dificultades fonológicas.

Terapia de movimiento rítmico

Los movimientos rítmicos que el bebe hace antes de aprender a andar son importantes no solo para la integración de reflejos sino para la maduración del cerebro. Los terapia de movimiento rítmico ha sido desarrollada en base a los movimientos rítmicos del bebe, por una mujer sueca, Kerte Linde.
Es también muy importante que los ejercicios rítmicos estimulen el cerebelo y los centros del habla en el lóbulo izquierdo del cerebro. Cuando estos centros son estimulados con movimientos rítmicos el habla mejora como se puede ver en el caso de niños autistas y discapacitados.Los ejercicios rítmicos usados en esta terapia tienen varios efectos que son importantes para la lectura y escritura. Estimulan las redes nerviosas y la mielinización de las fibras nerviosas y desarrollan la red neuronal de la lectura del neocortex. Los ejercicios rítmicos ayudan a integrar los reflejos primitivos que son importantes para la lectura y la escritura, como el reflejo tónico simétrico del cuello, el reflejo de Agarre (Grasp) y el palmomental.
He aquí dos ejemplos de cómo la terapia de movimiento rítmico afecta al habla, las habilidades motoras y la visión.En niños con problemas visuales tales como estrabismo y visión doble, tales problemas normalmente disminuyen o desaparecen después de la terapia con movimientos rítmicos. Hay probablemente varios mecanismos para ello, siendo uno de ellos la integración de los reflejos que afectan a la visión.

Casos clínicos

Lisa

Lisa tenía cuatro años cuando empezó con la terapia de movimiento rítmico con Kirte Linde. Tenía parálisis cerebral y no se podía sentar sin ser sujetada. No podía hacer nada con sus manos y mantenía sus brazos doblados y sus puños cerrados todo el tiempo. Podía decir palabras simples pero su articulación era tal que solo sus padres entendían lo que decía. Tenía un marcado estrabismo en su ojo derecho. A las pocas semanas de haber empezado el entrenamiento pudo relajar totalmente sus brazos y sus manos. Sus habilidades motoras finas mejoraron y empezó a dibujar y pintar. Empezó a hablar mucho con frases de varias palabras. Después de seis semanas de entrenamiento su estrabismo mejoró y después de un año casi desapareció. Después de cuatro meses pudo contar largas historias y sueños de una manera un poco desarticulada pero se le entendía perfectamente.
Maria

María tenía doce años cuando empezó a trabajar con terapia de movimiento rítmico e integración de reflejos con Harald Blomberg. Tenía problemas con las habilidades motoras finas y gruesas y no había aprendido a leer. Caminaba con sus caderas bastante giradas hacia el interior y tropezaba con sus pies cuando intentaba correr, su espalda estaba doblada y sus brazos eran débiles. Sus articulaciones eran débiles. Tenía problemas con los movimientos de los ojos y con la visión binocular y le habían prescrito gafas para leer. Algunos reflejos primitivos estaban activos, el tónico asimétrico del cuello y el tónico simétrico del cuello entre otros. Después de tres meses de ejercicios rítmicos empezó a leer y después de un año leía bastante bien. Los movimientos de sus ojos habían mejorado y no volvió a tener problemas con su visión binocular y no volvió a necesitar sus gafas para leer. Su articulación mejoró mucho. Después de medio año de ejercicios empezó a correr. Empezó a jugar al baloncesto y llegó a ser una gran jugadora.

Problemas motores en la habilidad para leer y escribir.

Todos los niños con problemas para leer y escribir no tienen problemas motores. En un estudio sueco solamente sobre el 25% de los niños con problemas para leer tenía problemas motores principalmente con respecto a la habilidad motora fina, la velocidad y la coordinación.
Lars Eric Berg ha informado como un grupo de niños con problemas de lectura han sido ayudados con ejercicios de movimiento rítmico e integración de reflejos.En este y otros estudios similares, la presencia de reflejos primitivos no había sido verificada. Sin embargo, la experiencia de ayudar a niños con problemas de leer y escribir muestra que también los niños sin problemas motores marcados tienen reflejos primitivos activos y que con la terapia de movimiento rítmicos y la integración de reflejos mejora su habilidad de lectura y escritura.

Los efectos de la terapia de movimiento rítmico e integración de reflejos en problemas de lectura.

En una escuela sueca había problemas. Nueve de los estudiantes tenían una lectura deficiente y sus profesores decidieron que el colegio necesitaba contratar a un profesor media jornada para clases de recuperación. El profesor de recuperación consideró un grado 2 y el resultado mostraba que su lectura era tan pobre que necesitaban profesor de recuperación con ese nivel.
En lugar de contratar a un profesor a media jornada decidieron probar con la terapia de movimiento rítmico y con la integración de reflejos. En febrero el grupo empezó con la terapia de movimiento rítmico y reflejos una vez a la semana. Lars-Eric Berg evaluó a cada estudiante y les dio programas de ejercicios individualmente. El profesor de recuperación estaba presente y aprendió como trabajar con el entrenamiento motor durante sus lecturas. A los padres se les enseñó cómo ayudar a sus hijos con los ejercicios rítmicos cada día. No se comenzó ninguna otra práctica para mejorar la lectura.
Después de tres meses el profesor de recuperación evaluó la capacidad lectora de los niños. Todos los estudiantes excepto uno leían normal en un nivel tres. En tres meses el grupo había avanzado lo que correspondería a un año de lectura, solo haciendo ejercicios motores. Los padres también informaron sobre muchos efectos positivos de los ejercicios. Las habilidades motoras de algunos de los niños habían mejorado a tal grado que algunos de ellos estaban cualificados para jugar en el equipo de football cuando antes difícilmente hubiesen sido admitidos.

Clases de terapia de movimiento rítmico y reflejos primitivos.

Una niña muy introvertida y sin amigos empezó a invitar a otros niños a su casa y disfrutó de los scout.

Harald Blomberg, médico, psiquiatra especialista, tiene más de quince años de experiencia ayudando a niños con problemas motores, déficit de atención y problemas de aprendizaje. Ha impartido clases sobre movimiento rítmico en Suecia y en otros muchos países. Su nivel uno es sobre la terapia de movimiento rítmico y reflejos primitivos y su nivel dos es sobre movimiento rítmico, reflejos y emociones.

A principios del 2006 se introducirá un nuevo nivel sobre ejercicios de movimiento rítmico, reflejos primitivos y dislexia.

Publicado por Educat Orientación Educativa miércoles, 5 de marzo de 2014

Investigaciones método Berard

AUTISMO

-2010-Según el Dr. Stephen M. Edelson y el Dr. Bernard Rimland del Autism Research Institute-ARI, máximo exponente en investigación sobre autismo, el autismo es tratable y recuperable.

“Durante los pasados 25 años he tenido la fortuna de dirigir investigaciones y colaborar con muchos de los pioneros líderes en varias de las áreas del autismo, incluyendo biomedicina (Bernard Rimland), comportamiento / educación (Ivar Lovaas), y sensorial (Temple Gandin, Guy Berard, Lorna Jean King, Melvin Kaplan, Helen Irlen, Margaret Bauman). Además, he trabajado con cientos de familias, y aprendido de sus luchas y éxitos. Estas experiencias me han dado un entendimiento de lo que se puede hacer para ayudar a individuos con autismo”.

(www.autism.com)

-2003- El Dr. Guy Berard, en su clínica francesa, reporta, Autismo: de 48 casos tratados: • Desaparición del miedo al ruido y modificaciones importantes en conducta 47, de éstos hubo restitución del habla lograda en 31 casos, no lograda en 16 casos. Curación total 1 caso Extraido del libro “Reeducación auditiva” del Dr. Guy Berard Hemos de destacar algunos casos de remisión total, como el de Georgie, cuya historia aparece en el libro “The Sound of a Miracle “ – 1975- en el Journal of Autism and Childhood schizophrenia, , se muestra el inmenso interés que atribuye el Dr. Condon al problema de la audición en cierto estados psíquicos. En EE UU, la Bancroft School de Nueva Jersey, “Proyecto Annecy” , constata, que el síndrome del autismo se asocia de manera constante a una audición dolorosa; cuando se puede lograr la tolerancia a las agresiones sonoras, se produce una gran mejoría.

DISLEXIA/LENGUAJE

-2009- El Dr. Paulino Uclés y Dr. Pablo Mendez, de la Sección de Neurofisiología clínica del Hospital Universitario Miguel Servet de Zaragoza y José Garay, del Departamento de Matemática Analítica de la Universidad de Zaragoza, han llevado a cabo una investigación sobre la dislexia, estableciendo su relación con las áreas organizativas auditivas. Universidad de Maastrich, utilizando resonancia magnética funcional, corrobora los hallazgos de una deficiente recepción de los sonidos en las áreas primarias de la corteza cerebral en estos casos. (/www.aragondigital.es/noticia.asp?notid=59090&secid=9)

-2003-El Dr. Guy Berard, en su clínica francesa, que de 1850 casos de dislexia tratados con reeducación auditiva, hay remisión en 1410 casos y en el resto (440) mejorías notables- (Extraido de la obra “Reeducación auditiva” del Dr. Guy Berard) -1970.-En un artículo del Concours Medical de France del 18 de abril, firmado por M. Castetz, bajo el titulo “Los retrasos del lenguaje”, se asegura que: “La primera causa de un retraso es la discapacidad auditiva; hay que pensar siempre en ella Según el documento Midy, colección Internacional Paris-Bruselas-Atenas- Méjico- Milán, núm. 66 : “La audición es indispensable para la formación del lenguaje. Un problema de audición acarreará, pues, dificultades de orden lingüístico y perturbará el desarrollo intelectual y el comportamiento del sujeto afectado”. Los trastornos auditivos nunca están aislados en el niño. El examen hace siempre patentes las dificultades de orientación espacial, las perturbaciones vocales y articulares o un retraso en lenguaje. En efecto, el problema sensorial aparece en el estadio del aprendizaje del lenguaje y del desarrollo de la personalidad.

-1969- El Prof. Portmann de Burdeos, en la publicación Emissión d’Enseignement Médico-Chirurgical , después de la descripción minuciosa del circuito de la palabra a través del conducto auditivo, el autor escribe: “Si se comprueban, en efecto, la pereza, la falta de atención, algunos problemas psicológicos, dificultades en la articulación del lenguaje, falta de lenguaje o deficiencias en el comportamiento del niño desde el punto de vista afectivo, piénsese siempre en hacer examinar a ése joven enfermo; puede que tenga un problema auditivo desconocido; pero habrá que dirigirle a un médico especializado en audición infantil.”

-1966- Piaget y Longraye, en el Journal Français d’ORL núm. 3, reportan: “De quinientos niños revisados por problemas de lenguaje, de atención o de retrasos escolares. . . en el 44% de los casos se trata de sorderas de transmisión. Es importante no ignorarlas, pues, si se les ayuda adecuadamente, la mayor parte de éstos niños superarán su retraso.

COMPORTAMIENTO Y PSICOLOGIA

En las investigaciones y la experiencia clínica, el Dr. Guy Berard extrajo la peculiaridad de que las tendencias depresivas, agresivas y suicidas, aparecen cada una de ellas en la prueba audiométrica con unos picos de dB peculiares que quedaron estandarizados como tales. De manera que existe un paralelismo entre audición y comportamiento, por lo que se deduce que

modificando la audición incidiremos en el comportamiento, no debemos olvidar la inmediatez de las estructuras límbicas (tálamo e hipotálamo, rectores de las emociones) con respecto a la zona auditiva.

-2005-El Dr. Guy Berard, en su clínica de Francia reporta: Depresión-tendencia al suicidio.- de 233 casos tratados, 217 curaciones desde el primer tratamiento, 11 después de dos o tres tratamientos, 5 fracasos. Extraído del libro “Reeducación auditiva” del Dr. Guy Berard -1975, en el Journal of Autism and Childhood Schizophrenia, se recoge un concienzudo estudio sobre el tema “Respuesta variable a los estímulos sonoros en los niños anormales”, que muestra el inmenso interés que atribuye el Dr. Condon al problema de la audición en cierto estados psíquicos.

-1960-El Dr. Clyde L. Roussey, psicólogo infantil y el Dr. Ronald Filipp, psiquiatra de los Hospitales de la Fundación Meninger de Topeka-Texas, enviaron un informe a la Asamblea Mundial de la Salud sobre la “Detección de los estados psíquicos mediante el análisis de la voz”, se constata que el sonograma de la voz de un individuo es el reflejo de su audición.

RETRASO ESCOLAR

Según el Dr. Berard: “La incidencia de la calidad auditiva en el rendimiento escolar es tan grande que, en general, es posible identificar a los estudiantes mas aventajados y mas retrasados mediante unas simples pruebas auditivas” Investigación llevada a cabo por el centro Vegakids de Madrid en el IES Gaspar Melchor de Jovellanos de Fuenlabrada y en el Colegio Pablo Neruda de la misma ciudad.: Ante una muestra aleatoria escogida por los propios tutores de los colegios de 195 niños y a través de las pruebas audiométricas del método Berard, aparecieron 73 sujetos con anomalías (37,43%) Seguidamente se cotejaron la lista de sujetos con anomalías en la calidad auditiva con sus expedientes académicos, de donde apareció una coincidencia del 91,78%.

El resultado es tan aplastante que puede deducirse una probable relación causa-efecto. .

Extraido del libro “Inteligencia auditiva” de Victor Estalayo/Maria Rosario Vega

“Somos nuestra ruta auditiva”

María J. López Juez habla de los problemas del aprendizaje que tienen su origen en la ruta auditiva

Tras salir de la Universidad especializada en bioquímica y biología molecular, y ante las pocas oportunidades laborales que existían en este campo hace 25 años, María J. López se fue con una beca a Estados Unidos, donde estudió desarrollo cerebral infantil. Pasó del laboratorio a la clínica y desde entonces no ha parado de formarse y dedicarse al cerebro infantil, especialmente a la neurorehabilitación y la organización neurológica. Siempre ha trabajado con niños con parálisis cerebral, autismo, trastornos generalizados del desarrollo… Y ha podido observar como en los últimos años se ha producido un desplazamiento de los problemas más graves a otros de menos graves que afectan al lenguaje y al aprendizaje, como dislexias, TDA-H…, de los que dice que “siendo también problemas de organización neurológica, parecen menos obvios porqué el niño no está en una silla de ruedas, pero estamos hablando de lo mismo, de cómo se organiza y se construye el cerebro de un niño”. Es autora del libro “Por qué yo no puedo”, en el que trata de los fundamentos biológicos de las dificultades del aprendizaje. Ella fue una de las ponentes del primero de los cursos organizados por el Aula de Formación Aribau-Ferré, en noviembre de 2012. De todo ello habla en esta entrevista.

¿Cómo explica este cambio que supone el tener que pasar de tratar patologías graves a otras de menos graves?

Van cambiando las situaciones sociológicas y médicamente se ha avanzado mucho en los últimos años. Antes teníamos muchos niños con parálisis cerebral… En el desarrollo del cerebro hay como tres grandes hitos: la bipedestación (el ponerte a andar, al año); el lenguaje (ponerte a hablar, a los tres años), y la lectoescritura, hacia los cinco o seis años. Pues bien: inicialmente había muchos más niños con problemas en el primer punto, que impedían llegar al segundo o al tercero. Pero según hemos ido mejorando en prácticas de prevención en los embarazos o en la atención médica en el parto han ido disminuyendo los niños con problemas de parálisis cerebral, que no llegan a andar. Pero, por contra, ha aumentado mucho la población de niños con problemas de aprendizaje, trastornos de la lectoescritura, dislexias, trastornos por déficit de atención con hiperactividad… Lo que creo, pues, es que ha habido un desplazamiento desde las lesiones más graves y más profundas a las lesiones menos graves y menos profundas, pero no menos importantes, porqué, en primera persona, para un niño es igual de grave no andar, que no leer o no hablar.

En tu libro queda claro que la falta de herramientas neurológicas básicas suele estar en el origen de los problemas de aprendizaje… ¿Existen suficientes recursos para corregir esta falta de herramientas?

No. Porqué el recurso más importante que creo que necesitamos es el del conocimiento. Necesitamos saber cómo se construye el cerebro de un niño. Nosotros tenemos una base genética, que representa la pista de despegue del cerebro, pero luego hay una parte epigenética, de interacción con el entorno, que hace que a lo largo de los primeros seis años de vida, ese cerebro que está en potencia se construya. A veces pongo un ejemplo: los genes te dan los planos, pero después hay que construir la carretera. Y es durante los primeros seis años de vida cuando se construyen las carreteras en el cerebro: La carretera que une el ojo con la mano, o la que coordina los dos campos visuales, o la que trabaja en la decodificación fonológica… Todo esto hay que construirlo. Y sólo se construye con una buena interacción con el entorno, lo que indica la importancia de todo el tema de la crianza de los niños. Uno de los problemas que hace que el niño no desarrolle unas buenas herramientas neurológicas, al margen de la patología que se pueda haber producido (haber tenido una lesión cerebral durante el embarazo, o durante el parto) es que pensamos que la construcción de estas carreteras, la adquisición de estas herramientas neurológicas de procesamiento de la información, se producen en la mayoría de los casos al azar, cuando en realidad se producen por una interacción con el entorno, que no tenemos claro en muchos casos cómo sucede. La herramienta del conocimiento que muchos profesionales que se dedican a la infancia deberían tener, creo que no la tienen. Y esto es un problema.

Por ejemplo, hablemos de audición. Resulta que en el periodo de los 18-20-24 meses, el niño tiene que aprender a oír los fonemas del lenguaje al que está expuesto. Esto coincide con el periodo de máximos de las infecciones respiratorias en las vías altas. ¿Qué ocurre si un niño cuando está grabando el lenguaje lo percibe distorsionado o con mala calidad porque tiene una barrera de moco en el oído? Lo que va a ocurrir es que el moco se va a ir, pero deja una huella en el cerebro en la que una “p”, una “d” o una “b” pueden sonar exactamente igual. Y te deja un problema de dificultad en el procesamiento de la decodificación fonológica que va a tener consecuencias en el proceso del aprendizaje. Es decir, este niño no va a poder adquirir las herramientas para enfrentarse a la lectoescritura con éxito. Yo no creo que todo el que tenga niños con infecciones en las vías altas (otitis, mocos…) o que ve que los niños que están en la guardería pasándose los virus y las bacterias de unos a otros le den mucha importancia a esto. Algunos lo resolverán solos, pero los que no lo resuelven, van a tener un problema de aprendizaje.

En este sentido, el papel del maestro, del educador, debe ser importante…

Si hablamos del desarrollo de 0 a 6 años, que para mi es la base de toda la organización neurológica, creo que no se da la suficiente importancia a los cuidadores que trabajan en esas edades. De toda la educación, los profesores menos valorados son los de preescolar e infantil. Está infinitamente más valorado en esa sociedad un profesor de universidad que un profesor de 0 a 6 años, cuando éste no sólo se encarga de la parte más asistencial, si no que además de enseñar, se ocupa o carga con la responsabilidad del desarrollo. Y en eso ha habido un cambio social brutal, porqué la responsabilidad antes era de los padres. A día de hoy, ¿de quién es? Algunos padres no saben qué responder cuando les pregunto, y la profesora es la que más habla con el niño. Estamos pagando el precio de este cambio social.

Además de esta falta de valoración ¿Tienen suficiente formación?

No. Creo que, por ejemplo, un profesor de infantil no es consciente de la importancia que tiene la ruta visual, o la ruta auditiva. La falta de formación de estos profesionales es uno de los grandes problemas que tenemos, que es el hecho que no se trabaje lo suficiente en prevención. Si un profesor de infantil supiera de la potencia del hecho que un niño hiciera un buen desarrollo físico para tener un buen desarrollo óculo-motriz, pues ya lo haría, pero es que lo desconoce completamente. El problema es que la falta de conocimiento en este tramo educativo hace que se pierdan una serie de oportunidades magníficas de prevenir. Con conocimiento podríamos trabajar en organización neurológica.

¿Y las familias?

En general, la mayoría de los padres tienen un profundo desconocimiento de lo que es la crianza del niño. Se ha perdido la tradición que pasa de madres a hijas, la que servía para explicar que si el niño lloraba era porqué le estaban saliendo los dientes, por ejemplo. No lo juzgo, porqué la mujer tiene todo el derecho del mundo a integrarse plenamente a la vida laboral… Pero hay una parte de conocimiento ancestral que se ha perdido… Insisto: no lo critico, pero es evidente que hace falta que se forme mejor a la gente que trabaja con niños. Deberían tener un conocimiento adecuado de lo que está ocurriendo en el cerebro de los niños con los que están. Aunque sea para que, si no pueden ayudar, por lo menos no metan la pata.

Los niños están cada vez expuestos más pronto a las nuevas tecnologías, a las pantallas y al sonido artificial ¿Qué papel juegan las nuevas tecnologías tanto en los niños como en los profesionales que trabajan con ellos?

Las nuevas tecnologías nos van a ayudar mucho y estoy segura que son el futuro. Pero podemos analizar cómo actúan. Hay una profunda diferencia entre lo visual y lo auditivo, por como está organizado nuestro cerebro. En la parte visual, siempre estamos procesando estímulos visuales concretos, y algunas veces estímulos visuales abstractos. Si yo te digo la palabra “pez”, ¿en qué piensas? ¿En la figura de un pez? ¿o en su representación abstracta, las letras unidas P, E y Z? La figura sería lo visual concreto, las letras lo abstracto. Bien, pues esto que pasa en la ruta visual, no pasa en la ruta auditiva. Si digo “autobús”, podríamos generar en nuestro cerebro el sonido del frenazo del autobús, pero no lo hacemos. En lo auditivo, siempre trabajamos con lo abstracto. En las nuevas tecnologías todo es muy intuitivo, por el uso que se hace de los iconos…. En este sentido, el mundo digital es bueno porqué conecta muy bien con lo visual concreto. Sin embargo, en el digital auditivo, no es tan evidente. Y aquí se genera una diferencia: el acceso a las tecnologías que tienen una base visual creo que está siendo masivo y, sin embargo, estamos perdiendo una parte muy importante, que es la auditiva, porque no estamos utilizando una parte muy importante de lenguaje, la parte no verbal. En definitiva, lo que creo es que en ruta visual las tecnologías están entrando porque conectan muy bien con el procesamiento cerebral, pero está apareciendo una carencia cada vez más importante en comunicación y lenguaje, porqué para el lenguaje necesitas un “otro”.

Se habla mucho del TDAH, el Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad. ¿Cuál es tu opinión sobre como la sociedad está abordando el problema?

Yo soy muy crítica con el diagnóstico del TDAH, porqué es un diagnóstico sintomático. El problema no es si medicamos o no, es si diagnosticamos bien o mal. Si un niño realmente tiene un TDAH, es decir, tiene un trastorno en el lóbulo frontal de su cerebro, merece toda la ayuda del mundo. Pero el problema es que estamos diagnosticando, francamente, con muchas dificultades. Te pongo un ejemplo: te diagnostico una depresión y te receto unos antidepresivos. Pero no entro a analizar si esta depresión es porqué has perdido el trabajo, o has roto con tu pareja, o cualquier otra cosa. El antidepresivo ni va a darte trabajo, ni va a rehacer tu vida en pareja… Quiero decir que bajo el diagnóstico de depresión puede haber historias personales que el antidepresivo no resuelve. Eso no significa que a una persona un antidepresivo, puntualmente, le pueda ayudar… pero si no hace algo para cambiar su realidad seguirá enganchado a la depresión.

Si diagnosticamos que un niño tiene el TDAH, puede ser que lo tenga. Pero el hecho que le demos un derivado anfetamínico para tratar el déficit de atención no resuelve que tenga un problema de enfoque o de convergencia visual, o un problema de filtrado auditivo, o de control postural, o de integración viso-auditiva… Es decir, el fármaco no resuelve el problema de organización neurológica que está dando este síntoma, de forma que si tú a un niño le diagnosticas un déficit de atención visual y pretendes resolverlo con una medicación solamente estás resolviendo el síntoma, pero no le estás dando al cerebro la herramienta que necesita. Entonces, yo, más que crítica con la medicación, soy muy crítica con los diagnósticos. ¿De dónde viene un síntoma? ¿Cuál es la zona del cerebro de este niño que está sin organizar?. Si doy una pastilla, estoy poniendo una tirita. Tapo los síntomas sin resolver el problema de fondo.

Y en materia audición, tu especialidad ¿cuáles son los problemas que hay que afrontar?

Uno de los problemas de la audición, es que la audición no existe. Para la mayoría de los profesionales, la audición no existe. Y este es el gran drama de los niños con problemas auditivos. Con esto no quiero decir que los problemas visuales no sean importantes, pero ya hay gente que está alerta y cuando ven que hay un problema lo derivan al oftalmólogo o al optometrista. Pero en la audición, a no ser que sea un niño que esté profundamente sordo, el problema es que se identifican con problemas auditivos, no se identifican con problemas de comportamiento. Y el niño se pasa castigado toda la infancia… No es que haya gente que no investigue o se dedique al tema de la audición, es que la mayoría de la gente piensa que la audición no existe. Y el tema es que la audición es la vía que se conecta con el lenguaje, y que si hay problemas auditivos va a haber problemas de lenguaje. Hace falta que la gente reflexione y se dé cuenta que la ruta auditiva es importantísima, y que la ruta auditiva no es el sólo el oído. El oído es el órgano receptor, que debe estar sano. Pero solo es el principio. A lo que me dedico es al procesamiento auditivo central, es decir, a conocer lo que hace el cerebro con lo que le mandan los oídos. El cerebro tiene que hacer muchas cosas con lo que le mandan los oídos: debe localizar la fuente de sonido, debe regular la intensidad, debe decidir si este es un sonido amenazante para la vida, debe hacer una decodificación fonológica, debe interpretar la palabra y debe ponerla en relación con su base de datos. Y todo esto lo hacernos por la ruta auditiva. De hecho, yo creo que cada uno de nosotros somos nuestra ruta auditiva. Nuestra base de datos auditiva del mundo. ¡Y no quiero quitar la importancia a la visual! Si tienes problemas para construir tu ruta auditiva y tu comprensión del mundo a través del lenguaje pues vamos muy mal. Fíjate: en África hay niños analfabetos que jamás irán a la escuela, y son trilingües. Hablan el idioma de su pueblo, el del pueblo de al lado, y la lengua colonial del país. Tienen una opción en la vida, porqué tienen el lenguaje. Lo que nos define como seres humanes es el lenguaje, y el lenguaje empieza y acaba en la audición.

¿Cuáles son las patologías más comunes de la ruta auditiva que afecten al aprendizaje?

La primera es algún problema en el aparato auditivo. Una sordera. Pero sin entrar en la patología profunda, una vez que tú tienes el receptor íntegro, los problemas que nos podemos encontrar son, por un lado, de localización de la fuente de sonido (el niño no puede dirigir la atención visual hasta que no sabe dónde está la fuente de sonido, como cuando conducimos y oímos una sirena, que no sabemos dónde está exactamente); los problemas de control de la intensidad del estímulo, que puede generar mucho estrés, el filtrado de la señal (no todo lo que oímos importa, y hay que distinguir bien). Todo esto afecta mucho al comportamiento. Y, finalmente, la decodificación fonológica, que si no está bien genera problemas de lenguaje.

¿Y tienen buen tratamiento?

Depende del nivel en los que se trata. Si las tratas desde la entrada de la información auditiva, desde el oído porque son problemas en la entrada, se resuelven en un porcentaje alto. Si es desde la salida, desde el comportamiento, tienen mala solución. Porque estamos volviendo a tratar el síntoma y no el origen del problema. Cuando se trata desde los síntomas la resolución del problema es muy pobre. Desde el origen se gana mucha más eficacia.

Fuente: http://www.elisaribau.com/companers/maria-j-lopez-juez/