Desarrollo de las Etapas Prelaterales, Contralaterales y Laterales

Tipos de Lateralidad

La lateralidad se produce en diferentes fases de desarrollo:

  • Entre 0 y 24 meses: tiempo de indefinición o de manifestación imprecisa.
  • Entre los 2 y los 4 años: definición con alternancia de las dos manos en acciones que lo requieren.
  • Entre los 4 y los 7 años: periodo de automatización o preferencia instrumental para la mayoría de niños.
  • Entre los 5 y los 10 años: se desarrolla la lateralidad.

Por otra parte, también podemos hablar de fases prelaterales, contralaterales y laterales:

  • Desarrollo de las etapas prelaterales: el niño va desarrollando las etapas prelaterales a través de su desarrollo sensorial y de sus movimientos. Cuando un bebé gira sobre los dos lados del cuerpo, alrededor de los seis meses, va activando ambos hemisferios cerebrales y va estableciendo su fase prelateral de forma adecuada. De la misma forma sucede con los ejercicios de reptado en el suelo y de gateo. Si un niño voltea sólo hacia un lado, o no mueve los dos lados del cuerpo por igual, nos está indicando que ejercita más un lado del cuerpo que el otro. En este caso, el niño puede establecer de forma inadecuada su lateralidad en el futuro.
  • Desarrollo de la contralateralidad: al principio, el niño realiza sus movimientos de reptado de manera homolateral y, posteriormente, los hace de forma contralateral. Cuando empieza a utilizar las dos piernas y los dos brazos se van resolviendo las asimetrías y va automatizando los patrones de movimiento de manera adecuada. Al desplazarse de forma contralateral, el niño es capaz de coordinar el brazo derecho con la pierna izquierda y el brazo izquierdo con la pierna derecha. Con ello:
    1. En el sistema nervioso central se activa la vía cruzada de movimiento (vía de control voluntario).
    2. Se pone en funcionamiento la actividad del Cuerpo Calloso.

A los 3 años se consolida la coordinación contralateral y el trabajo sensomotriz interhemisférico. Los niños que no han incorporado bien el patrón de coordinación contralateral tienen más dificultades para realizar estos movimientos.

Las características de los niños que realizan bien los patrones contralaterales son:

  • Desarrollan los esquemas para la orientación espacial y temporal.
  • El niño entiende los significados de las palabras como lejos, cerca, fuera, ayer, hoy y las sabe utilizar correctamente.
  • Aprende a tener conciencia unitaria de aquí y ahora.
  • Va madurando hasta el establecimiento de su dominancia cerebral: alterna la actividad de un hemisferio y otro, y va progresando en el lenguaje porque su hemisferio izquierdo empieza a tomar directrices de muchas funciones. Esto explica que muchos niños que tienen dificultades de lenguaje, también las tengan en su desarrollo motriz.

Desarrollo de la Lateralidad: cada hemisferio cerebral funciona con cierta especialización, pero ambos intervienen en la mayor parte de acciones que realizamos. El desarrollo de los procesos de comunicación entre ambos hemisferios, con la dominancia bien establecida a través del Cuerpo Calloso, hace posible un buen nivel de aprendizaje:

  • La distribución jerárquica de sus funciones.
  • La realización de cada función a su nivel.
  • El establecimiento de los automatismos de base para el aprendizaje.
  • Si no existe el nivel de desarrollo adecuado, los circuitos superiores se dedican a resolver lo que no pueden realizar los inferiores, por lo que no pueden dedicarse a sus funciones de orden más superior. Se pueden bloquear circuitos superiores, se saturan y no ejercen su función.

Fuente Original: Desarrollo de las Etapas Prelaterales, Contralaterales y Laterales.

«Tratamiento propioceptivo y dislexia» Patrick Quercia

PATRICK QUERCIA

El Dr. Patrick Quercia tuvo un hijo disléxico, lo que le motivó a dedicar su vida a investigar en este campo.

En su libro “Tratamiento propioceptivo y dislexia”, expone:

“En el disléxico existe un problema propioceptivo fundamental, cuyo origen podría ser genético, responsable de un desarrollo anormal del conjunto percepción-acción, que tiene como consecuencia perturbaciones sensoriales y cognitivas mayores”

Dicho de otro modo, tendríamos disléxicos aún cuando no enseñáramos a leer y escribir. La lectura sólo pone en evidencia estas dificultades de base que tienen que ver con mecanismos perceptivos, tanto del exterior y de nuestro propio cuerpo, mal adaptados a la actividad que estamos realizando. Cuanto más difícil es esa actividad, como es el caso de la lectura, más se pone de manifiesto la desadaptación.

Carlos Alós

Fuente: https://dislexiaytdha.wordpress.com/2017/09/08/patrick-quercia/

¿Hay un 10% de personas zurdas?

¿HAY UN 10% DE PERSONAS ZURDAS?

Hay que tener presente que el número de zurdos en algunos países es mayor que el número de zurdos que pueda haber en España, por ejemplo. Que yo sepa, a día de hoy, no existe una explicación científica que explique esta diferencia, pero lo cierto es que hay países en los que se conduce al contrario de como lo hacemos nosotros, el volante está situado a la derecha o existen culturas que escriben de derecha a izquierda (árabe).

Los diestros son mayoría, pero eso no quiere decir que los zurdos no existan y debemos ayudarles a desarrollar correctamente su lateralidad zurda y a adaptarse a una cultura diestra.

La verdad es que, en los últimos años, he tenido la oportunidad de visitar y diagnosticar a muchos niños considerados zurdos, que presentaban problemas de organización y de rendimiento y, tras explorarlos a fondo, el diagnóstico era “diestro contrariado”.

Han proliferado muchos más zurdos de los que realmente existen. Hace cuarenta años e incluso más, la lucha consistía en que se permitiera a un niño zurdo ser y actuar como tal. La sociedad no se lo ponía fácil. Incluso, si nos remontamos muchos más años, todos hemos oído historias, como la de mi abuela, a la que le ataban la mano izquierda a la silla para obligarla a escribir con la derecha.

Hoy día, en cuanto un niño pequeño muestra cierta preferencia por la utilización de la mano izquierda, automáticamente se considera que es zurdo y, para contrarrestar los errores de épocas anteriores, se le anima y estimula a utilizar la izquierda.

A veces, puede ser un error garrafal. Hay padres que refieren “mi hija es zurda desde que era un bebé”. ¡Cuidado! Es un error, los bebés no tienen definida la lateralidad, inicialmente las respuestas deben ser bimanuales, es fisiológica la alternancia entre una mano y otra hasta los cinco años de edad.

Hay niños pequeños que muestran respuestas predominantemente zurdas, lo cual no quiere decir que lo sean necesariamente. Hay casos en que detectamos un bloqueo, una incorporación escasa o nula del lado derecho del cuerpo y, por tanto, de la mano derecha.

Lo que está claro es que, alrededor de los cinco años, el niño antes de iniciar el proceso de aprendizaje de la lectoescritura y de las matemáticas, debería estar correctamente lateralizado, ya fuera como diestro o como zurdo.
La realidad no siempre es así y un número considerable de niños inician la Educación Primaria sin estar correctamente lateralizados y ahí empiezan los problemas para algunos de ellos.
Tampoco se nos deben pasar por alto los niños que “en teoría” son zurdos o al menos se comportan como tal, porque su lateralidad se ha visto condicionada por un problema visual o por un oído repetidamente penalizado por otitis durante los primeros años de vida, por bloqueos craneales, por poner sólo un par de ejemplos.
También se dan algunos ejemplos de una definición lateral tardía y, en vista de que el niño no acaba de determinarse, se decide que sea zurdo, “porque parece que utiliza más la izquierda”.
Con todo esto, queremos decir que los zurdos por supuesto existen y parece ser que ya existían en la antigüedad, pero que no son necesariamente zurdos todos los que parecen serlo y, ante la duda, mejor cerciorarse. Es importante para el futuro de los niños.

Dra. Mª del Mar Ferré Rodríguez
Medicina integrativa homeopatía y medicina biológica infantil y de adulto desarrollo infantil prevención senso-psicomotriz trastornos de la lateralidad y de la atención biofeedback medicina de familia
col. nº 35.398

Publicado en Febrero de 2018 en www.jorgeferre.com