¿Qué es la dislexia?

La dislexia es el tipo de trastorno de la lectura en niños cuando tienen dificultades para aprender a leer.

La dislexia del desarrollo se puede dividir en tres subtipos principales:

Dislexia fonológica o indirecta – el tipo auditivo o fonético en el que hay una discapacidad en asociar los símbolos con los sonidos. La conciencia fonológica es pobre.

Dislexia superficial – el tipo visual en el que hay déficits en la visión y la memoria de letras y formas de palabras que limitan la capacidad de desarrollar un vocabulario de palabras visuales. Sin embargo, tienen la capacidad de adquirir habilidades fonéticas adecuadas.

Tipo mixto o profunda- que combina características de la dislexia fonológia y dislexia superficial.

Últimamente la atención se ha centrado en la idea de que la dislexia de desarrollo tiene rasgos neurológicos estructurales que predisponen a tener dificultades visuales. En consecuencia, no debería sorprender que las funciones visuales estén mal coordinadas, ya que son controladas por muchas de las mismas vías neuronales.

Cualquier consideración o diagnóstico de la dislexia visual está incompleto hasta que se sepa cómo los ojos están trabajando en conjunto con el cerebro. Esto es lo que llamamos eficacia visual, e implica el enfoque, movimientos oculares, y visión binocular. Esto es crucial en asegurarse de que la información está llegando de forma clara, simple y estable.

Los signos de un sistema visual poco eficaz incluyen movimientos de letras al leer, fotofobia, visión borrosa o visión doble. Esto a menudo ocasiona fatiga, dolores de cabeza, o perderse al leer.

 

Síntomas

  • Problemas al colocar las palabras y números en el orden correcto. Las palabras están mal escritas con frecuencia, realizan inversiones.
  • Pobre fluidez en la lectura
  • Pobre reconocimiento de palabras o el vocabulario
  • Sistema visual poco eficaz incluyen movimientos de letras al leer, fotofobia, visión borrosa o visión doble. Esto a menudo ocasiona fatiga, dolores de cabeza, o perderse al leer.

Si nuestra evaluación muestra que los problemas en la eficacia visual o procesamiento visual pueden estar relacionados con los signos o síntomas que el paciente presenta, el tratamiento puede consistir en una prescripción de lentes o prismas, o terapia visual activa. La terapia visual incluye mejorar el enfoque, coordinación de los dos ojos, movimientos oculares, así como la percepción visual.