Stefan Collier: “Hay un interés enorme por la optometría comportamental pero falta educación”

El programa del IV Congreso Internacional de SIODEC ha estado repleto de referentes a nivel mundial entre los cuales podemos destacar a Stefan Collier, pionero en introducir la optometría funcional y la fototerapia syntonic en Europa. Collier es Decano de la Asociación Europea de Optometría Comportamental (BOAF) y uno de los impulsores del comité conjunto creado por dicha asociación y SIODEC para la formación y el desarrollo de la fototerapia syntonics en España y Europa.

Stefan Collier recibió por parte de la Optometric Extension Program (OEP) el Premio Internacional de Skeffington-Alexander en 2010 y el Premio Armand Bastien en 2002 y 2004. El pasado 13 de septiembre, en el marco del 7º congreso de ICBO en Birmingham en el Reino Unido, fue galardonado con el Premio de reconocimiento Internacional por su trayectoria profesional. En 2011 el Colegio de Optometría Syntonic (OSC) le entregó el Premio Spitler y un año después, en 2012, fue homenajeado por la Asociación Europea de Optometría comportamental (BOAF) con la distinción “Lifetime Achievement Award-Wave”. En el Congreso de SIODEC, Collier fue galardonado con el premio Bob y Linda Sanet, galardón que reconoce alguna contribución al desarrollo de la Optometría Comportamental en España o fuera de nuestro país.

Desarrolló su ponencia el pasado 14 de mayo en el encuentro bianual de SIODEC titulada El estado de estar ajustado a una longitud de onda. Durante la conferencia explicó cómo y para qué se usan los filtros sintónicos y la tipología de entrenamientos de optometría sintónica existentes.

Además, mostró la estrecha relación existente entre la luz y las personas que sufren dolores de cabeza y migrañas y el trabajo que están desarrollando en estos momentos. “El futuro descubrimiento de los efectos específicos de longitudes de onda en personas que sufren migrañas con visión parcial, pueden proveer una aproximación relativamente fácil para tratar una migraña foto-exagerada”, afirmó Collier en la charla.

– ¿Qué es la optometría sintónica o syntonics?

– Syntonics es una parte o división de la optometría comportamental. La optometría sintónica es pasar información o dar un estímulo a través de ondas específicas que nosotros vemos como color, pero no es un color, sino una magnitud de la onda.

Es el estímulo de la onda que da directamente una respuesta en el cerebro. Y da respuestas directamente al sistema neurológico, al sistema nervioso, simpático y parasimpático para crear un equilibro o sintonía –como su propio nombre indica- en el sistema visual de base.

– ¿Cómo afecta la luz al cerebro?

– Los ojos captan luz y ésta pasa directamente al cerebro porque los ojos están conectados directamente con él. Es decir, los ojos son la vía más corta que tienen las ondas para llegar al cerebro. Estos filtros estimulan la bioquímica del cerebro mediante el sistema visual.

-¿Qué alteraciones podemos tratar con syntonics?

– La idea es tener un equilibrio o sintonía de la visión en general. Esto quiere decir que cuando hacemos pruebas visuales vemos si hay algún fallo en acomodación, convergencia, divergencia, atención, oculomotricidad

Hay ondas específicas que estimulan o relajan estas zonas y pueden mejorar los fallos detectados en los tests visuales. Un programa de Fototerapia Syntonic puede mejorar habilidades como la acomodación, la binocularidad y la oculomotricidad.

Lo podemos utilizar en una gran variedad de casos. Con miopes, personas con fracaso escolar, casos de hipermetropía, presbicia o personas que han tenido un infarto… No hay un límite porque los ojos captan luz y muchas personas tienen problemas para captar esa información. Cuando utilizamos una onda específica, tenemos que graduar y saber qué onda necesita esa persona para dar el estímulo que el paciente necesita y ver una respuesta directa.

– ¿Es eficaz en todos los casos que se recomiende la terapia visual?

– Sí y no. Según diversos estudios, el 95% obtienen una respuesta positiva. En el 3% no se puede decir si existe una mejora o no la hay y en un 2% restante dice que es peor. Por eso, los tests optométricos son muy importantes para ver si necesitan este estímulo. Esto quiere decir que si no vemos directamente la reacción positiva que queremos, no sirve.

– ¿Es mejor empezar con syntonic antes de iniciar otras terapias?

– Bajo mi experiencia y por lo que he conocido, sí es mejor empezar con syntonic antes de empezar con otros entrenamientos, ya que cuando hemos hecho primero el estímulo de optometría sintónica es más sencillo. Es más fácil para integrarlo con la terapia visual, pero no quiero decir que no necesitamos la terapia visual después, ya que Syntonic es una parte o ejercicio de la terapia visual.

– Si tantos beneficios tiene la optometría comportamental, ¿por qué la optometría comportamental no es tan conocida?

– En estos momentos no hay suficientes investigaciones. El estímulo con color existe y se utiliza en la psicología desde hace muchísimos años pero no lo utilizan a un nivel optométrico. En 1933 en Estados Unidos la optometría sintónica era una parte de la educación del optometrista. Sin embargo, como la luz influye no solo en sistema visual sino en todo el cuerpo, hay personas que lo han puesto más en la rama de la medicina y en los años 20 la medicina no era un campo tan abierto.

En este momento hay un cambio enorme porque existen diferentes asociaciones como The International Light Association (ILA) y más estudios sobre luz en general. El primer gabinete oficial que utilizaba la luz para tratar a personas con diversos traumas se abrió en 1903. Ahora, existe un gran interés por esta disciplina.

– ¿Cómo está la optometría comportamental en el mundo?

– Hay un interés enorme en este momento por la optometría comportamental pero falta educación. Sin embargo, hay muchísimos profesionales que quieren aprender de nuevo y los jóvenes quieren desarrollarse en esta disciplina.

La optometría sintónica es una nueva guía porque las respuestas terapéuticas son muy positivas. En Alemania, por ejemplo, hay casi 600 optometristas que utilizan la optometría sintónica en este momento. En los países germánicos este campo está más integrado.

– ¿Y en España?

– Llevo visitando España desde los 90 y es una gran alegría ver como crece el interés de la optometría comportamental. Estoy muy contento de ver el camino que se está recorriendo. El público en general todavía no tiene suficiente información para comprenderla. En los 80 también era así. Había una enorme necesidad de comunicar a la población qué era y los beneficios que tenía y no solo al público optométrico. Yo puedo afirmar que cada gabinete que hace la optometría comportamental tiene éxito y sus pacientes obtienen unos resultados fenomenales.

– Y hablando de luz, e inmersos en el Año Mundial de la Luz, ¿conocemos, en general, la importancia de la luz sobre nuestro comportamiento?

– Los egipcios ya sabían que la luz influía en el comportamiento. Ahora hay muchos neurólogos y psicólogos que tienen un especial interés en conocer el efecto que tiene la luz en el comportamiento y las diferencias entre las distintas ondas.

Ahora vemos que empresas como Philips, y otras grandes compañías, empiezan a emplear diferentes colores para estimular o relajar. Hay muchísimos estudios para saber porqué una persona da una determinada respuesta a un color rojo o a uno azul. El hombre necesita la luz y en la actualidad estamos investigando para saber el porqué.

– ¿Cuál son los retos de la optometría comportamental?

La educación en la optometría es muy importante y necesitamos comprender esta cuestión. En la neurología ven y demuestran con sus investigaciones que necesitamos la luz. En los últimos años hay investigaciones muy positivas y nos encontramos muchas puertas que se abren a una gran velocidad. Hoy podemos ver un amplio abanico de oportunidades que se abren en numerosos campos que van más allá de la optometría.

– ¿Qué le ha parecido el IV Congreso de SIODEC?

– Es un honor y un placer estar en el cuarto congreso de SIODEC y ver el magnífico trabajo que están realizando. Debemos seguir en esta autopista porque vamos a una velocidad de 120 y no podemos parar. El momento actual es fenomenal.